dsc00167_1Un nuevo rival por vencer tiene la Selección de Costa Rica, cuando en el transcurso de una semana batallen con el calor y las altas temperaturas que ofrece la localidad de Dallas.

Y es que, a diferencia de otras sedes, la tricolor no deberá manejar el factor de aclimatación para el encuentro ante la isla de Guadalupe, debido a que el estadio en el que se enfrentarán es bajo techo y cuenta con un regulador de temperatura.

“Tras una investigación que hicimos las más bajas temperaturas de este lugar oscilan entre los 28 y 33 grados y esto se da durante las 5:00 y las 10:00 de la mañana, mientras que las más altas es desde las 3:00 de la tarde y hasta las 8:00 de la noche, llegando a alcanzar los 40 grados.”, mencionó el dsc00177_2preparador físico de la escuadra patria, Milton Rivas, quien a su vez comentó que estas temperaturas exigen al cuerpo técnico de la tricolor a hacer modificaciones en sus sesiones de trabajo, por lo que se mezclará los trabajos físicos en hotel con las prácticas en terreno de juego.

“Si exponemos a los jugadores a entrenar bajo estas altas temperaturas estaríamos exigiendo al jugador a tener una exigencia y un gasto metabólico poco recomendado en torneos competitivos, por lo que se consideró tratar de huirle lo más que se pueda al calor y a las altas temperaturas. Mientras que todo entrenamiento que se realice en cancha serán sesiones cortas para evitar un poco la deshidratación y el desgaste físico”, puntualizó Rivas.

El equipo realizará su segunda práctica del día a partir de las 6.00 de la tarde y en una cancha sintética.