p1030092_400Indicando que si no se logran vencer los miedos nunca podremos concretar el desarrollo integral del dialogo entre el futbol, las comunidades y las familias costarricenses, fue la menara en que el presidente de la Federación Costarricense de Fútbol, Eduardo Li Sánchez, dio el banderazo de salida al Congreso de la FIFA «Com-Unity».

“Desde el inicio de la historia futbolística, en los cinco continentes del globo terráqueo, la práctica del fútbol ha servido para unir a los hombres y mujeres que aman este deporte y lo siguen detenidamente con atención. La alegría manifiesta que ha roto todas las fronteras, los idiomas, las culturas, las diferencias raciales y económicas, proyectándose en todas las latitudes.

En Costa Rica, vivimos segundo a segundo como nuestros niños y niñas, las jóvenes y los jóvenes, sueñan y perseveran, se organizan y se afilian a sus equipos como miembros activos, con plena libertad, sintiéndose felices, alentando a sus camaradas para mejenguear, practicar en canchas dentro de nuestras playas, en las montaña, en las mesetas y aun en los barrios marginales cuyos espacios muchas veces son peligrosos, pero soñando de que algún día alguno de ellos o ellas podría convertirse en jugadores profesionalmente en los equipos de primera división y del exterior.

La proyección
Nosotros miembros de la Federación Costarricense de Futbol, debemos comprometernos con los mas preciados postulados, a los que aspiran las y los costarricenses, fomentando el acceso al conocimiento, la practica del futbol dentro de un marco sano y estable, que aleje a nuestros niños y jovenes de los vicios; fortaleciendo sus mentes y en sus cuerpos una, mística, particularmente enseñada para que puedan integrarse al desarrollo social y económico del país.

Nunca debemos crear diferencias de ningún tipo ni obstaculizar las buenas intenciones que posean.

Es un deber hacer de ellos y de ellas deportistas con una visión tridimensional que amen la patria y se identifiquen con la comunidad en la que nacieron, crecieron y donde aun viven con sus familiares y sus amigos de infancia.

Es necesario que en un futuro próximo se conviertan no solamente en personas automatizadas que respondan a los intereses económicos de la globalización. Es determinante que los principios morales se desarrollen desde el seno mismo del hogar, continúen en los grupos deportivos, asociaciones y federaciones que estimulen el desarrollo mental y físico de nuestros jóvenes.

A su vez esto traerá consigo que cuando crezcan y funden sus propias familias puedan fomentar en sus hijas e hijos en su espíritu de lucha y competitividad deportiva; ayudándoles a crecer también en el plano moral y espiritual, donde los valores de la equidad y el respeto hacia todas las demás personas fomente la tolerancia y la convivencia pacifica dentro del ámbito de sus familias, de sus vecinos y de todos los miembros de su comunidad.

El fútbol tiene la sana virtud de poder hacer de lo intolerable lo tolerable, de lo imposible lo posible, de los fracasos las grandezas, de lo inadaptable lo adaptable.

El Reto
También soñar hace del ser humano una criatura innovadora. Muchas veces pensamos que las acciones de los demás, entorpecen el desarrollo integral de los pueblos. Nada más falso y equivocado.

Soñar con que el esfuerzo común entre todos los componentes del futbol en Costa Rica logren comprometerse en un dialogo sano y franco para crear puentes de unidad y de solidaridad entre todos los habitantes de las siete provincias que integran este país.

Para tal fin, debemos abrir de par en par las puertas de la federación, invitando a empresarios, artistas, promotores deportivos, Estado Costarricense, medios de comunicación, agencias publicitarias y a todos los hombres y mujeres de buena voluntad que deseen promover el futbol uniéndose para crear proyectos deportivos, búsqueda de talentos deportivos, asistencia académica y económica, que ayuden a solventar necesidades de las y los deportistas costarricenses; que ven truncados sus deseos de superación porque no tienen los medios suficientes para subsistir, olvidándose del estudio y del deporte para poder ayudar a sus familias que no tienen las oportunidades socioeconómicas para salir adelante.

Aun en tiempos de crisis socioeconómica, debemos de reflexionar detenidamente sobre las prioridades con las que se debe actuar en el marco deportivo, sin caer en falsas vanidades que obstruyan el pleno desarrollo integral de todos aquellos que deseen superarse.

Debemos de ser realistas y darnos cuenta que aunar esfuerzos no es fácil, debemos luchar contra nuestros propios medios, que nos limitan a poder dar, no lo que nos sobra si no lo que tenemos, como lo mas preciado. Porque dando es como recibimos; he aquí la clave de la verdadera filantropía escasa hoy en día en nuestro país.

El compromiso de librar a nuestras comunidades del flagelo de la droga, el narcotráfico, la desintegración familiar; y de todos aquellos vicios que corrompen nuestra sociedad, involucra a todas y todos los costarricenses que lejos de juzgar y condenar, deben brindar su mano amiga, en forma desinteresada y con prontitud, antes de que todo por lo que lucharon nuestros abuelos se destruya en cuestión de segundos. Y que la historia algún día nos juzgue con dureza por la indiferencia que tuvimos al no hacer nada por los demás.

La mediática contemporánea nos ofrece un mundo lleno de sorpresas, avances tecnológicos y triunfos de atletas de todas partes del mundo, cuyos sacrificios se ven coronados con el éxito.

Los expertos tanto como los ignorantes perciben con claridad que cualquier meta es posible de alcanzar, lo importante es luchar por ella, no dejándose vencer por las adversidades, perseverando en lo que creemos, estimulando a nuestros deportistas costarricenses a superarse y vencer los escollos del camino. Muchas personas se cruzan de brazos pensando que el futbol es un instrumento de diversión o de comercio. Sin embargo nosotros consideramos que rompiendo las cadenas de la ignorancia y fundamentándose en la inteligencia y solidaridad se podrá seguir adelante sin tener miedo alguno.

De esta forma si nosotros mismos aportamos nuestras ideas, el conocimiento técnico, la creación de espacios deportivos en nuestras comunidades, la obtención de los insumos necesarios para poder jugar con dignidad y disciplina, enseñándoles a valorar todos los esfuerzos que se hacen para que logren alcanzar las más altas metas.

Es importante aprender el respeto en la organización de base en los barrios, particularmente en los mas pobres, tocando todas las puertas posibles para crear un semillero de jóvenes valores costarricenses que aprendan a valorar y a respetar los colores de las camisetas que visten, aprendiendo a compartir con sus compañeras y compañeros, siendo ejemplo para el resto de la juventud y la sociedad en general.

Hoy 29 de julio de 2009 les invitamos a unir todos nuestros conocimientos, posibilidades, actitudes y disponibilidades para crear escuelas deportivas, donde se apoyen desde la infancia los talentos deportivos, becándoles para estimularles a continuar por un camino noble que los proyecte hacia el futuro como mejores seres humanos. Les reitero que si no vencemos los miedos nunca podremos concretar el desarrollo integral del dialogo entre el futbol, las comunidades y las familias costarricenses. El futuro de nuestros hijos e hijas comienza hoy.

Muchas Gracias.”