Con apenas 16 años y ya con cuatro goles en la ruta eliminatoria hacia el Mundial Infantil de México 2011, el joven caribeño Reimond Salas comenzó a hablar con hechos en procura de ganarse la titularidad en la triangular clasificatoria de UNCAF, que se disputa en el estadio Ebal Rodríguez de Guápiles.

Salas, oriundo de Cariari de Pococí, comenzó en la suplencia el partido contra Nicaragua, el pasado martes 26 de octubre, pero apenas puso sus pies en la gramilla sintética se destapó con cuatro anotaciones que abrieron la puerta para que la Tricolor vapuleara 8-0 a los pinoleros.

«Espero que pueda llegar a ser titular», señala Reimond, quien se considera un joven muy casero. «Juego para el Santos y por eso el partido era en mi casa. Cuando entré y comencé a anotar me sentí como en mi charco», añade.

A Salas no le agrada estar en la suplencia de la Selección pues asegura tener metas muy altas con la Sub – 17 y con su equipo guapileño, aunque indica que «uno en esto debe respetar las reglas del entrenador y solo queda trabajar más duro para ganarme ese puesto».

El muchacho sueña con debutar pronto en la Primera División. «Ojalá con gol y frente a Saprissa», apunta. No obstante, sus metas van más allá. «Quiero irme a jugar a algún club grande de Europa, me gustaría con el Real Madrid. Pero antes debo mejorar muchas cosas como el ritmo de juego, la parte física y la definición».

Pese a ser del Caribe Reimond reconoce que no es amigo de andar en las pozas de los ríos. «Eso no me gusta, prefiero estar con mi familia y entretenerme jugando fútbol con el play station».

Foto: www.imagenesencostarica.com