Slider

Selección bien chineada

A dos partidos de que finalicen su participación en la Copa Centroamericana de Panamá los seleccionados ticos reciben los mejores cuidados físicos a cargo del doctor Alejandro Ramírez, los masajistas Óscar Segura y Rodrigo Porras, más el importantísimo complemento que ahora brinda el fisioterapeuta Marcello Mattera, recién llegado a la Tricolor para ayudar en la prevención y tratamiento de las lesiones.

Mattera da soporte para que los jugadores de la Tricolor se mantengan respaldados con un equipo interdisciplinario, que en el caso de los torneos cortos como este resulta de vital trascendencia.

Marcello tiene 33 años y es hijo del extécnico José Mattera (q.d.D.g), quien por muchos años dirigió en el fútbol de Costa Rica.

Queriendo seguir involucrado en el deporte rey, donde él también figuró como jugador de la Primera División tica con Goicoechea, Alajuelense, Cartaginés, Limón y Pérez Zeledón, Marcello se licenció como terapeuta físico de la Universidad de Santa Paula en San José, misma institución en la que ahora cursa ahora una maestría en rehabilitación deportiva.

«Es una manera de seguir enrolado en el fútbol como profesional, además esto me brinda la satisfacción de dejar una huella en la sociedad, tratando de poder aliviar el dolor de las personas que presentan alguna discapacidad o lesión», expresa Mattera, quien tiene su consultorio privado en la Clínica Santa Fe de La Uruca.

«Mi trabajo es la prevención de lesiones del deportista y en su defecto la recuperación óptima en el menor tiempo posible», añade Marcello. «Como exjugador de fútbol se me hace más comprensible, porque tengo muchos años de camerino y sé lo que le pasa al jugador por la cabeza cuando está lesionado», finaliza.

Selección bien chineada

A dos partidos de que finalicen su participación en la Copa Centroamericana de Panamá los seleccionados ticos reciben los mejores cuidados físicos a cargo del doctor Alejandro Ramírez, los masajistas Óscar Segura y Rodrigo Porras, más el importantísimo complemento que ahora brinda el fisioterapeuta Marcello Mattera, recién llegado a la Tricolor para ayudar en la prevención y tratamiento de las lesiones.

Mattera da soporte para que los jugadores de la Tricolor se mantengan respaldados con un equipo interdisciplinario, que en el caso de los torneos cortos como este resulta de vital trascendencia.

Marcello tiene 33 años y es hijo del extécnico José Mattera (q.d.D.g), quien por muchos años dirigió en el fútbol de Costa Rica.

Queriendo seguir involucrado en el deporte rey, donde él también figuró como jugador de la Primera División tica con Goicoechea, Alajuelense, Cartaginés, Limón y Pérez Zeledón, Marcello se licenció como terapeuta físico de la Universidad de Santa Paula en San José, misma institución en la que ahora cursa ahora una maestría en rehabilitación deportiva.

«Es una manera de seguir enrolado en el fútbol como profesional, además esto me brinda la satisfacción de dejar una huella en la sociedad, tratando de poder aliviar el dolor de las personas que presentan alguna discapacidad o lesión», expresa Mattera, quien tiene su consultorio privado en la Clínica Santa Fe de La Uruca.

«Mi trabajo es la prevención de lesiones del deportista y en su defecto la recuperación óptima en el menor tiempo posible», añade Marcello. «Como exjugador de fútbol se me hace más comprensible, porque tengo muchos años de camerino y sé lo que le pasa al jugador por la cabeza cuando está lesionado», finaliza.