La verdeamarela se volvió a presentar en nuestro país.

Fue en 1960, en el viejo Estadio Nacional, en San José, donde en medio de gran expectativa se jugó el torneo Panamericano de fútbol, con 4 las mejores selecciones del continente de aquel entonces: Brasil, Argentina, México, y Costa Rica.

En este 2011, en medio de gran expectativa por lo que pudiera presentar la Selección Brasileña contraria a lo que mostró la de Argentina hace algunos meses, jugaría la pentacampeona del mundo un amistoso en el nuevo Estadio Nacional.

El 10 de marzo de 1960, la nacional jugó su segundo partido en el torneo y le propinó una categórica paliza de 3×0 a los brasileños campeones del mundo dos años antes en Suecia y quienes vinieron al país con algunas de sus principales figuras.

El 07 de octubre de 2011, la Selección Nacional de Costa Rica jugó uno de sus partidos más importantes, además de ser el debut de Jorge Luis Pinto en el banquillo costarricense, las miradas estarían puestas en varias figuras brasileñas como Neymar o Ronaldinho. Este encuentro lo perdimos por la mínima.

Los goles ticos aquel 10 de marzo fueron obra de Guillermo Memo Valenciano, Edgar Quesada, y Rigoberto Feo Rojas.

El gol que le dio la victoria para la verde amárela el 07 de octubre fue obra de la joven promesa brasileña Neymar, que con su humildad se echó a la bolsa a todo un país hambriento de ser respetado.

En nuestras pupilas

A su llegada al país Brasil ya se veía muy diferente a Argentina, sus jugadores saludaron y sus muestras de agradecimientos no se hicieron esperar para una afición que les recordó a la de su país.

Y lo inesperado sucedió: Ronaldinho, el que fuese el mejor jugador del mundo hace unos años, hizo una reverencia en medio de la cancha del Nacional agradeciendo el cariño mostrado por los costarricenses durante la semana que estuvieron en Costa Rica.  

Ese gesto fue la cereza en el pastel, el cierre con broche de oro que esperaban todos los ticos.

Ahora será España, el 15 de noviembre. Tendrán una gran tarea, superar lo mostrado por Brasil, en especial el espectáculo en la cancha, único falló de la canarinha, ya que no mostraron su particular jogo bonito.

 

 

 

 

 

 

 

Por: Milagro Torres

Fotos: Manuel Miranda Tellería