El sueño del fútbol

FIFA.com

2133578_MEDIUMA sus 11 años, María Paula Salas adora el fútbol. En el día a día, cumple escrupulosamente con sus deberes escolares aprovechando los ratos libres para jugar a la pelota con sus amigos, mientras espera que sea sábado. Es su día favorito de la semana porque es entonces cuando puede entrenar con el equipo de su oriundo San Ramón de Alajuela.

Tiene buena técnica y fuerte pegada con pierna derecha, aunque todavía no se ha definido por ninguna posición en el campo: le gusta ser polifuncional. Fiel seguidora del Real Madrid y admiradora de Raquel Rodríguez, esta niña sueña con poder jugar en el España y, cómo no, en la selección nacional.

María Paula es una de las más de 100 jovencitas que participaron en el programa ¨Live your goals¨ de la FIFA que se realizó en Heredia, una iniciativa que busca incrementar el aforo en los partidos femeninos y llenar de motivación a todas las que son parte de este deporte , especialmente a los futuros talentos femeninos.

Sueños cumplidos
Al igual que María Paula, Noelia Bermúdez y Mariana Benavidez empezaron a patear un balón con apenas 10 y 8 años. Hoy, a los 18, forman parte de la selección tica que jugará la eliminatoria de la CONCACAF para la Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA Canadá 2014.

Noelia, la actual portera del equipo de primera división C.C.D.R. Flores, acabó bajo el arco luego de iniciarse en labores de contención. Natural de San Carlos, donde jugó en infantil, juvenil y juegos nacionales, el entrenador del Flores se fijó en ella y desde hace un tiempo vive en San José. La adaptación no ha sido fácil. “Más que todo porque el ambiente en San Carlos es muy tranquilo y aquí es un ambiente de mucho trajín. Me ha costado socializar pero, por dicha, mi familia siempre me ha apoyado en todas las decisiones que he tomado y eso me ha ayudado mucho”, cuenta esta estudiante de Topografía.

También para su compañera de equipo y selección, Mariana, el apoyo de la familia ha sido crucial. “Eso me ayuda para motivarme más y seguir cumpliendo mis sueños”, dice.

En Costa Rica, que en 2014 organiza la Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA, el crecimiento del fútbol femenino en los últimos años ha sido notable. Aún así, Mariana reclama una mayor implicación de la sociedad en este deporte: “Necesitamos el apoyo de la afición, porque el nivel ha crecido futbolísticamente, pero seguimos sin recibir mucho público en los partidos o actividades que sean de fútbol femenino”.

El sueño del fútbol

FIFA.com

2133578_MEDIUMA sus 11 años, María Paula Salas adora el fútbol. En el día a día, cumple escrupulosamente con sus deberes escolares aprovechando los ratos libres para jugar a la pelota con sus amigos, mientras espera que sea sábado. Es su día favorito de la semana porque es entonces cuando puede entrenar con el equipo de su oriundo San Ramón de Alajuela.

Tiene buena técnica y fuerte pegada con pierna derecha, aunque todavía no se ha definido por ninguna posición en el campo: le gusta ser polifuncional. Fiel seguidora del Real Madrid y admiradora de Raquel Rodríguez, esta niña sueña con poder jugar en el España y, cómo no, en la selección nacional.

María Paula es una de las más de 100 jovencitas que participaron en el programa ¨Live your goals¨ de la FIFA que se realizó en Heredia, una iniciativa que busca incrementar el aforo en los partidos femeninos y llenar de motivación a todas las que son parte de este deporte , especialmente a los futuros talentos femeninos.

Sueños cumplidos
Al igual que María Paula, Noelia Bermúdez y Mariana Benavidez empezaron a patear un balón con apenas 10 y 8 años. Hoy, a los 18, forman parte de la selección tica que jugará la eliminatoria de la CONCACAF para la Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA Canadá 2014.

Noelia, la actual portera del equipo de primera división C.C.D.R. Flores, acabó bajo el arco luego de iniciarse en labores de contención. Natural de San Carlos, donde jugó en infantil, juvenil y juegos nacionales, el entrenador del Flores se fijó en ella y desde hace un tiempo vive en San José. La adaptación no ha sido fácil. “Más que todo porque el ambiente en San Carlos es muy tranquilo y aquí es un ambiente de mucho trajín. Me ha costado socializar pero, por dicha, mi familia siempre me ha apoyado en todas las decisiones que he tomado y eso me ha ayudado mucho”, cuenta esta estudiante de Topografía.

También para su compañera de equipo y selección, Mariana, el apoyo de la familia ha sido crucial. “Eso me ayuda para motivarme más y seguir cumpliendo mis sueños”, dice.

En Costa Rica, que en 2014 organiza la Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA, el crecimiento del fútbol femenino en los últimos años ha sido notable. Aún así, Mariana reclama una mayor implicación de la sociedad en este deporte: “Necesitamos el apoyo de la afición, porque el nivel ha crecido futbolísticamente, pero seguimos sin recibir mucho público en los partidos o actividades que sean de fútbol femenino”.