Vamos por el clásico centroamericano

Entreno en Hartford 17 julio 2013Con la mira puesta en los cuartos de final, los seleccionados nacionales enfocan sus baterías en Honduras, un rival viejo pero de mucho cuidado.

A penas amanecía y el equipo costarricense antes de partir para Baltimore ya se postraba en la cancha de Loomis Chaffee, para sin perder el mínimo rango de tiempo recuperar a los once estelares que estuvieron ante Estados Unidos y poner a punto al resto del equipo.

“El ritmo en este torneo es de no parar, no hay chance para descansar, porque no podemos darle ventaja a los rivales. Honduras (el próximo rival de la tricolor) ha tenido más días de descanso debido a que jugó el pasado lunes, por lo que trabajamos en la pronta recuperación del equipo para después enfocarnos en el planteamiento táctico”, comentó el asistente técnico de la Selección de Costa Rica Luis Marín.

Y es que después de un espectáculo futbolístico ante Estados Unidos, el equipo nacional toma fuerzas para la etapa de cuartos de final y aseguran ir creciendo poco a poco para cumplir con el objetivo de llegar a la final de la Copa Oro 2013.

“El encuentro de Estados Unidos fue muy bueno, el nivel y ritmo de partido que desarrollamos ha sido de los mejores, por lo que no esperamos hacer menos ante Honduras. Lo único en que fallamos ayer, fue una desatención que al final nos cobró el encuentro, pero estamos trabajando en esos pequeños errores, para que no nos vuelvan a tomar mal parados”, dijo el defensor Roy Miller.

Para esta tarde la tricolor se trasladará a la localidad de Baltimore, ciudad en donde el próximo domingo 21 de julio se enfrentarán a Honduras, encuentro en el que se definirá cuál selección pasa a las semifinales del torneo de la CONCACAF.

Vamos por el clásico centroamericano

Entreno en Hartford 17 julio 2013Con la mira puesta en los cuartos de final, los seleccionados nacionales enfocan sus baterías en Honduras, un rival viejo pero de mucho cuidado.

A penas amanecía y el equipo costarricense antes de partir para Baltimore ya se postraba en la cancha de Loomis Chaffee, para sin perder el mínimo rango de tiempo recuperar a los once estelares que estuvieron ante Estados Unidos y poner a punto al resto del equipo.

“El ritmo en este torneo es de no parar, no hay chance para descansar, porque no podemos darle ventaja a los rivales. Honduras (el próximo rival de la tricolor) ha tenido más días de descanso debido a que jugó el pasado lunes, por lo que trabajamos en la pronta recuperación del equipo para después enfocarnos en el planteamiento táctico”, comentó el asistente técnico de la Selección de Costa Rica Luis Marín.

Y es que después de un espectáculo futbolístico ante Estados Unidos, el equipo nacional toma fuerzas para la etapa de cuartos de final y aseguran ir creciendo poco a poco para cumplir con el objetivo de llegar a la final de la Copa Oro 2013.

“El encuentro de Estados Unidos fue muy bueno, el nivel y ritmo de partido que desarrollamos ha sido de los mejores, por lo que no esperamos hacer menos ante Honduras. Lo único en que fallamos ayer, fue una desatención que al final nos cobró el encuentro, pero estamos trabajando en esos pequeños errores, para que no nos vuelvan a tomar mal parados”, dijo el defensor Roy Miller.

Para esta tarde la tricolor se trasladará a la localidad de Baltimore, ciudad en donde el próximo domingo 21 de julio se enfrentarán a Honduras, encuentro en el que se definirá cuál selección pasa a las semifinales del torneo de la CONCACAF.