Slider

Borges, misión cumplida

FIFA.com)

Celso Borge interna 2Hace unos meses, el costarricense Celso Borges no dudaba en confesar en exclusiva a FIFA.com que la posibilidad de asistir a la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™ era un sueño que lo había acompañado durante toda la vida. El volante de 25 años sabía que el camino no era fácil. Sin embargo, afirmó que hacían todos el esfuerzo en lograr la ansiada meta.

Hoy, los Ticos son una de las 10 selecciones que ya han asegurado su pasaje a la fiesta mundialista brasileña. A falta de dos jornadas por disputar en el Hexagonal Final de la Zona Norte, Centroamérica y Caribe, Costa Rica suma 15 puntos y tiene una ventaja suficiente de 7 unidades sobre el cuarto de la tabla que tendría que jugar la repesca intercontinental.

Con el boleto en mano para regresar a una Copa Mundial de la FIFA luego de perderse la cita de Sudáfrica 2010, FIFA.com habló con Celsinho, uno de los pilares fundamental del equipo que ha hecho realidad un sueño.

Celso Borges internaEl camino
“Siento mucha satisfacción. Sobre todo, es una especie de revancha por lo que pasó en el clasificatorio a Sudáfrica», arranca sincero el jugador del AIK Estocolmo, que vivió la amarga experiencia de caer hace cuatro años en la respeca intercontinental ante Uruguay.

“No puedo decir que es el gran logro de mi carrera porque todavía no ha terminado, pero sin duda es uno de esos puntos importantes que no se olvidan. Todo el sacrificio que uno realiza al final tiene su recompensa: dejar la familia atrás para irse a jugar a Europa, adaptarse a una vida nueva, el desgaste de viajar grandes distancias…”, reflexiona quien ya participó con la selección tica en una Copa Mundial Sub-17 de la FIFA, en Perú 2005, y una Copa Mundial Sub-20 en Canadá 2007.

«Todo el país está muy alegre porque pudimos conseguir el objetivo que tanto nos costó alcanzar”, añade. Y no es para menos: después de haber asistido a Corea/Japón 2002 y Alemania 2006 -ocasiones en que el equipo fue dirigido por su padre, Alexandre Guimaraes-, perderse la cita de Sudáfrica resultó difícil de digerir para los Ticos.

El nivel en la CONCACAF aumenta cada año y las distancias entre equipos se desvanecen rápido, por lo que clasificarse a una Copa Mundial se ha vuelto una tarea más ardua.

“Todo es más difícil y eso le da mucho más valor a nuestra clasificación. Se puede ver cómo se batalla muchísimo y los resultados que antes eran esperados ahora ya no se dan. Hoy se trata de minimizar los errores porque todos los equipos han subido su nivel. Por fortuna, nosotros fuimos lo suficientemente constantes para que dos partidos antes de que termine la eliminatoria ya estemos adentro”, analiza el exjugador de Deportivo Saprissa.

Esta constancia se puede observar en los números del clasificatorio: solo una derrota y cinco goles permitidos, siendo Costa Rica el equipo que menos anotaciones ha recibido. Y el que más ha marcado hasta la fecha (11). “La clave es la conjunción de la fortaleza de nuestra casa y la unión del grupo”, explica. “El haber ganado todos los partidos como locales nos otorgó 12 puntos que dieron una base sólida. Esto se complementa con que es un grupo unido, estable y sano, que además está guiado por un cuerpo técnico que trabaja bien”, completa.

El destino
Si bien la clasificación está asegurada, Costa Rica debe seguir en el plano ascendente y no confiarse para poder superar aquella actuación mundialista en Italia 1990, donde, con su padre como futbolista, los Ticos llegaron a octavos de final: “Buscamos seguir con el ritmo de trabajo que llevamos. No hemos parado de trabajar; en el tiempo que el equipo está reunido, trabajamos muy intensamente. El grupo se ha compenetrado mucho y todos los integrantes se llevan bien. Ojalá podamos mejorar lo que se hizo en el 90. Esa hazaña es muy difícil de superar”, rememora sobre aquella ocasión donde avanzaron en el segundo lugar del Grupo C, para luego ser eliminados por Checoslovaquia.

Sueños que se vuelven realidad y caminos que se recomponen. Costa Rica será uno de los 32 equipos que en Brasil lucharán por obtener el cetro del fútbol mundial. Ante esto, Celso Borges se entusiasma: “Hay una muy buena generación de jugadores. Vamos a llegar en un punto muy bueno al Mundial el próximo año y estamos buscando hacer nuestra propia historia”, finaliza.

Borges, misión cumplida

FIFA.com)

Celso Borge interna 2Hace unos meses, el costarricense Celso Borges no dudaba en confesar en exclusiva a FIFA.com que la posibilidad de asistir a la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™ era un sueño que lo había acompañado durante toda la vida. El volante de 25 años sabía que el camino no era fácil. Sin embargo, afirmó que hacían todos el esfuerzo en lograr la ansiada meta.

Hoy, los Ticos son una de las 10 selecciones que ya han asegurado su pasaje a la fiesta mundialista brasileña. A falta de dos jornadas por disputar en el Hexagonal Final de la Zona Norte, Centroamérica y Caribe, Costa Rica suma 15 puntos y tiene una ventaja suficiente de 7 unidades sobre el cuarto de la tabla que tendría que jugar la repesca intercontinental.

Con el boleto en mano para regresar a una Copa Mundial de la FIFA luego de perderse la cita de Sudáfrica 2010, FIFA.com habló con Celsinho, uno de los pilares fundamental del equipo que ha hecho realidad un sueño.

Celso Borges internaEl camino
“Siento mucha satisfacción. Sobre todo, es una especie de revancha por lo que pasó en el clasificatorio a Sudáfrica», arranca sincero el jugador del AIK Estocolmo, que vivió la amarga experiencia de caer hace cuatro años en la respeca intercontinental ante Uruguay.

“No puedo decir que es el gran logro de mi carrera porque todavía no ha terminado, pero sin duda es uno de esos puntos importantes que no se olvidan. Todo el sacrificio que uno realiza al final tiene su recompensa: dejar la familia atrás para irse a jugar a Europa, adaptarse a una vida nueva, el desgaste de viajar grandes distancias…”, reflexiona quien ya participó con la selección tica en una Copa Mundial Sub-17 de la FIFA, en Perú 2005, y una Copa Mundial Sub-20 en Canadá 2007.

«Todo el país está muy alegre porque pudimos conseguir el objetivo que tanto nos costó alcanzar”, añade. Y no es para menos: después de haber asistido a Corea/Japón 2002 y Alemania 2006 -ocasiones en que el equipo fue dirigido por su padre, Alexandre Guimaraes-, perderse la cita de Sudáfrica resultó difícil de digerir para los Ticos.

El nivel en la CONCACAF aumenta cada año y las distancias entre equipos se desvanecen rápido, por lo que clasificarse a una Copa Mundial se ha vuelto una tarea más ardua.

“Todo es más difícil y eso le da mucho más valor a nuestra clasificación. Se puede ver cómo se batalla muchísimo y los resultados que antes eran esperados ahora ya no se dan. Hoy se trata de minimizar los errores porque todos los equipos han subido su nivel. Por fortuna, nosotros fuimos lo suficientemente constantes para que dos partidos antes de que termine la eliminatoria ya estemos adentro”, analiza el exjugador de Deportivo Saprissa.

Esta constancia se puede observar en los números del clasificatorio: solo una derrota y cinco goles permitidos, siendo Costa Rica el equipo que menos anotaciones ha recibido. Y el que más ha marcado hasta la fecha (11). “La clave es la conjunción de la fortaleza de nuestra casa y la unión del grupo”, explica. “El haber ganado todos los partidos como locales nos otorgó 12 puntos que dieron una base sólida. Esto se complementa con que es un grupo unido, estable y sano, que además está guiado por un cuerpo técnico que trabaja bien”, completa.

El destino
Si bien la clasificación está asegurada, Costa Rica debe seguir en el plano ascendente y no confiarse para poder superar aquella actuación mundialista en Italia 1990, donde, con su padre como futbolista, los Ticos llegaron a octavos de final: “Buscamos seguir con el ritmo de trabajo que llevamos. No hemos parado de trabajar; en el tiempo que el equipo está reunido, trabajamos muy intensamente. El grupo se ha compenetrado mucho y todos los integrantes se llevan bien. Ojalá podamos mejorar lo que se hizo en el 90. Esa hazaña es muy difícil de superar”, rememora sobre aquella ocasión donde avanzaron en el segundo lugar del Grupo C, para luego ser eliminados por Checoslovaquia.

Sueños que se vuelven realidad y caminos que se recomponen. Costa Rica será uno de los 32 equipos que en Brasil lucharán por obtener el cetro del fútbol mundial. Ante esto, Celso Borges se entusiasma: “Hay una muy buena generación de jugadores. Vamos a llegar en un punto muy bueno al Mundial el próximo año y estamos buscando hacer nuestra propia historia”, finaliza.