Slider

Crónica de un penal anunciado

(FIFA.com) 02 jul. 2014

“Lo soñé la noche antes. Soñé que lanzaba el quinto penal, que lo anotaba y que ganábamos por ese acierto”. Lo cuenta Michael Umaña. Sí, el lanzador de quinto penal que dio a Costa Rica el histórico pase a cuartos de final de la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014. ¿Premonición?

Michael Umaña Interna“Cuando Grecia falló el cuarto tiro, aumentó mi seguridad. Sabía que era mi momento. La confianza ahí fue muy importante. Estaba tranquilo y concentrado, porque sentía que ya había vivido ese instante. Fue como una repetición”, cuenta el defensor tico a FIFA. “Cuando el balón entró estallé de felicidad. No puedo describirlo. Me sentía responsable de mi equipo y de todo mi país”.

Michael Umaña centradaEsa carga de responsabilidad, sin embargo, no le pesó lo más mínimo a Umaña, que no falló desde los once pasos. Tenía un plan marcado y lo cumplió. “Sabía desde antes del partido adónde iba a tirar y no cambié de idea. Fue el momento más importante de mi carrera. Nunca lo olvidaré”, asegura.

Cuestión de confianza

La conversión de ese quinto penal fue un momento histórico no sólo para el defensa de Santa Ana, sino para todo un país. La ‘Sele’ alcanzaba una cota inédita en su trayectoria mundialista al superar la barrera de octavos, adonde sólo había llegado en Italia 1990, curiosamente el primer Mundial que recuerda Umaña.

La exigencia para llegar hasta aquí ha sido máxima, porque, para empezar, los ticos tuvieron que superar el llamado ‘grupo de la muerte’, en el que todos los expertos les daban por eliminados antes, incluso, de aterrizar en Brasil. Pero los hombres de Jorge Luis Pinto no se conformaron con convertirse en ‘matadores’ de Italia e Inglaterra (además de vencer a Uruguay), y se transformaron en auténticos espartanos. Ni con un hombre menos sobre el campo hincaron la rodilla. Resistieron hasta vencer y sellaron el billete de vuelta a casa para Grecia.

descarga“Fue un partido agotador, pero nuestras condiciones físicas son buenas. Tuvimos una muy buena preparación antes de venir aquí. Por lo demás, tenemos que seguir como hasta ahora. No podemos cambiar el estilo, porque es así como hemos logrado los resultados históricos en esta Copa Mundial”, defiende el fiero zaguero de 31 años. “Naturalmente analizaremos a nuestro rival y haremos los ajustes a nuestro estilo, pero no podemos cambiar todo lo que nos ha hecho llegar hasta aquí”.

Alerta naranja

El próximo rival es, ni más ni menos que el subcampeón de 2010, la Oranje de Arjen Robben, Wesley Sneijder y Robbie van Persie, entre otros. No obstante, Umaña no se achica ante el desafío que le van a plantear semejantes jugadores. “Es un equipo con grandes estrellas y una larga historia futbolística. Les respetamos mucho, y no sólo a las individualidades, sino también a su juego colectivo, pero nosotros estamos muy motivados por haber alcanzado los cuartos y saldremos con mucha confianza”, continúa el jugador de Deportivo Saprissa.

Poco que perder y tanto que ganar. Con cierta sensación del deber cumplido, pero con hambre de mucho más. “No será un partido fácil pero tampoco será imposible. Este grupo quiere seguir dando sorpresas”, advierte.

“Cada partido tiene su historia. Jugamos cada encuentro de esta Copa Mundial como si fuera el último de nuestras vidas. Tenemos que rendir homenaje a nuestra bandera y dar prestigio a nuestro país. Así que esperamos continuar y llegar mucho más lejos”. Por prestigio, como homenaje, por orgullo, o como desafío. Los únicos representantes de CONCACAF en el torneo aún no tienen ganas de volver a casa.

Crónica de un penal anunciado

(FIFA.com) 02 jul. 2014

“Lo soñé la noche antes. Soñé que lanzaba el quinto penal, que lo anotaba y que ganábamos por ese acierto”. Lo cuenta Michael Umaña. Sí, el lanzador de quinto penal que dio a Costa Rica el histórico pase a cuartos de final de la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014. ¿Premonición?

Michael Umaña Interna“Cuando Grecia falló el cuarto tiro, aumentó mi seguridad. Sabía que era mi momento. La confianza ahí fue muy importante. Estaba tranquilo y concentrado, porque sentía que ya había vivido ese instante. Fue como una repetición”, cuenta el defensor tico a FIFA. “Cuando el balón entró estallé de felicidad. No puedo describirlo. Me sentía responsable de mi equipo y de todo mi país”.

Michael Umaña centradaEsa carga de responsabilidad, sin embargo, no le pesó lo más mínimo a Umaña, que no falló desde los once pasos. Tenía un plan marcado y lo cumplió. “Sabía desde antes del partido adónde iba a tirar y no cambié de idea. Fue el momento más importante de mi carrera. Nunca lo olvidaré”, asegura.

Cuestión de confianza

La conversión de ese quinto penal fue un momento histórico no sólo para el defensa de Santa Ana, sino para todo un país. La ‘Sele’ alcanzaba una cota inédita en su trayectoria mundialista al superar la barrera de octavos, adonde sólo había llegado en Italia 1990, curiosamente el primer Mundial que recuerda Umaña.

La exigencia para llegar hasta aquí ha sido máxima, porque, para empezar, los ticos tuvieron que superar el llamado ‘grupo de la muerte’, en el que todos los expertos les daban por eliminados antes, incluso, de aterrizar en Brasil. Pero los hombres de Jorge Luis Pinto no se conformaron con convertirse en ‘matadores’ de Italia e Inglaterra (además de vencer a Uruguay), y se transformaron en auténticos espartanos. Ni con un hombre menos sobre el campo hincaron la rodilla. Resistieron hasta vencer y sellaron el billete de vuelta a casa para Grecia.

descarga“Fue un partido agotador, pero nuestras condiciones físicas son buenas. Tuvimos una muy buena preparación antes de venir aquí. Por lo demás, tenemos que seguir como hasta ahora. No podemos cambiar el estilo, porque es así como hemos logrado los resultados históricos en esta Copa Mundial”, defiende el fiero zaguero de 31 años. “Naturalmente analizaremos a nuestro rival y haremos los ajustes a nuestro estilo, pero no podemos cambiar todo lo que nos ha hecho llegar hasta aquí”.

Alerta naranja

El próximo rival es, ni más ni menos que el subcampeón de 2010, la Oranje de Arjen Robben, Wesley Sneijder y Robbie van Persie, entre otros. No obstante, Umaña no se achica ante el desafío que le van a plantear semejantes jugadores. “Es un equipo con grandes estrellas y una larga historia futbolística. Les respetamos mucho, y no sólo a las individualidades, sino también a su juego colectivo, pero nosotros estamos muy motivados por haber alcanzado los cuartos y saldremos con mucha confianza”, continúa el jugador de Deportivo Saprissa.

Poco que perder y tanto que ganar. Con cierta sensación del deber cumplido, pero con hambre de mucho más. “No será un partido fácil pero tampoco será imposible. Este grupo quiere seguir dando sorpresas”, advierte.

“Cada partido tiene su historia. Jugamos cada encuentro de esta Copa Mundial como si fuera el último de nuestras vidas. Tenemos que rendir homenaje a nuestra bandera y dar prestigio a nuestro país. Así que esperamos continuar y llegar mucho más lejos”. Por prestigio, como homenaje, por orgullo, o como desafío. Los únicos representantes de CONCACAF en el torneo aún no tienen ganas de volver a casa.