Slider

José Sosa quiere ser olímpico

José Eduardo Sosa Centeno, liberiano de sepa quién con tan sólo 19 años es titular en Uruguay de Coronado y que con sencillez, disciplina, trabajo y constancia levanta la mano en la Selección Preolímpica para decir presente y pelear por un puesto en la línea defensiva que salvaguardará el marco nacional en los Juegos Centroamericanos y del Caribe.

Creció en Quebrada Grande de Liberia, un pequeño pueblo que se encuentra mucho más cerca de la frontera con Nicaragua que de San José, donde gestó el amor por el fútbol.DSC_5403

“Para nadie es un secreto que las posibilidades de poder crecer futbolísticamente son más complicadas para los que vivimos fuera del área metropolitana, pero ese pensamiento nunca me atormentó, sino que fue una inyección de motivación para seguir luchando por mi sueño”, comentó José Sosa.

Teniendo las canchas abiertas de pura tierra como sus formadores, pidió oportunidad en las fuerzas básicas de Liberia Mía, decisión que le abrió las puertas a la Selección Sub 20, llamado que lo llenó de gran orgullo y felicidad, pero que cerró con una gran decepción y tristeza al quedar eliminados.

“Cuando el “profe” Carlos (Watson) me convocó no lo podía creer, era una gran oportunidad que trajo un cambio radical a mi vida. Pasar del calor al frío, llegar a la capital sin conocer a nadie y vestir una camiseta que significa grandes retos y obligaciones… definitivamente fueron muchas las presiones y retos”, cuenta Sosa.

Pero quedaron eliminados con Jafet Soto y no fue al Mundial de Turquía 2013, lo que lo llevó a tomar una de las decisiones más importantes de su vida, mantenerse en la capital o regresar a Liberia.

“Asumí el riesgo de quedarme y me uní al equipo de LINAFA “Max Sotela”, de ahí me llamaron de Saprissa pero no llegamos a nada y fue cuando Paulo César me abrió las puertas del Uruguay y no lo dudé porque era primera división”, contó el defensor.

Con seis torneos en la primera división, siendo titular con los coronadeños, llegó a la Selección preolímpica, un equipo con necesidad de volver a unas justas olímpicas.

“Los mundiales a los que no se asistió quedaron en el pasado, no podemos hacer nada con eso, más que demostrar que la generación futbolística no se ha detenido, que tenemos potencial y que podemos hacer grandes cosas en los Juegos Centroamericanos y del Caribe. La única forma de recobrar la confianza de la gente es jugando los partidos como si fuera el último, luchando para tratar de ganarlos todos”, señaló José Sosa.

DSC_5418Consciente de que apenas están en el inicio de una lucha por un puesto, el defensor izquierdo admitió tener grandes rivales peleando la misma posición. “Hay jugadores que tienen grandes posibilidades porque son muy buenos, como Joseph Mora y Mauricio Núñez, a quienes admiro mucho por su potencial, pero esto es una pelea, una lucha sana por mantenerse en el equipo”, destacó Sosa.

Pese a que su meta inmediata son los Juegos Centroamericanos y del Caribe el liberiano es consciente de la vitrina que es la Tricolor, por lo que desde ya apunta alto y mantiene firme su sueño poder jugar con el Milán de Italia.

Sosa culminó reconociendo que el camino es largo y las oportunidades solo una vez en la vida se dan, por lo que aseguró que no desaprovechará la oportunidad que le ha brindado el Director técnico de la Selección Sub 21, Paulo César Wanchope.

José Sosa quiere ser olímpico

José Eduardo Sosa Centeno, liberiano de sepa quién con tan sólo 19 años es titular en Uruguay de Coronado y que con sencillez, disciplina, trabajo y constancia levanta la mano en la Selección Preolímpica para decir presente y pelear por un puesto en la línea defensiva que salvaguardará el marco nacional en los Juegos Centroamericanos y del Caribe.

Creció en Quebrada Grande de Liberia, un pequeño pueblo que se encuentra mucho más cerca de la frontera con Nicaragua que de San José, donde gestó el amor por el fútbol.DSC_5403

“Para nadie es un secreto que las posibilidades de poder crecer futbolísticamente son más complicadas para los que vivimos fuera del área metropolitana, pero ese pensamiento nunca me atormentó, sino que fue una inyección de motivación para seguir luchando por mi sueño”, comentó José Sosa.

Teniendo las canchas abiertas de pura tierra como sus formadores, pidió oportunidad en las fuerzas básicas de Liberia Mía, decisión que le abrió las puertas a la Selección Sub 20, llamado que lo llenó de gran orgullo y felicidad, pero que cerró con una gran decepción y tristeza al quedar eliminados.

“Cuando el “profe” Carlos (Watson) me convocó no lo podía creer, era una gran oportunidad que trajo un cambio radical a mi vida. Pasar del calor al frío, llegar a la capital sin conocer a nadie y vestir una camiseta que significa grandes retos y obligaciones… definitivamente fueron muchas las presiones y retos”, cuenta Sosa.

Pero quedaron eliminados con Jafet Soto y no fue al Mundial de Turquía 2013, lo que lo llevó a tomar una de las decisiones más importantes de su vida, mantenerse en la capital o regresar a Liberia.

“Asumí el riesgo de quedarme y me uní al equipo de LINAFA “Max Sotela”, de ahí me llamaron de Saprissa pero no llegamos a nada y fue cuando Paulo César me abrió las puertas del Uruguay y no lo dudé porque era primera división”, contó el defensor.

Con seis torneos en la primera división, siendo titular con los coronadeños, llegó a la Selección preolímpica, un equipo con necesidad de volver a unas justas olímpicas.

“Los mundiales a los que no se asistió quedaron en el pasado, no podemos hacer nada con eso, más que demostrar que la generación futbolística no se ha detenido, que tenemos potencial y que podemos hacer grandes cosas en los Juegos Centroamericanos y del Caribe. La única forma de recobrar la confianza de la gente es jugando los partidos como si fuera el último, luchando para tratar de ganarlos todos”, señaló José Sosa.

DSC_5418Consciente de que apenas están en el inicio de una lucha por un puesto, el defensor izquierdo admitió tener grandes rivales peleando la misma posición. “Hay jugadores que tienen grandes posibilidades porque son muy buenos, como Joseph Mora y Mauricio Núñez, a quienes admiro mucho por su potencial, pero esto es una pelea, una lucha sana por mantenerse en el equipo”, destacó Sosa.

Pese a que su meta inmediata son los Juegos Centroamericanos y del Caribe el liberiano es consciente de la vitrina que es la Tricolor, por lo que desde ya apunta alto y mantiene firme su sueño poder jugar con el Milán de Italia.

Sosa culminó reconociendo que el camino es largo y las oportunidades solo una vez en la vida se dan, por lo que aseguró que no desaprovechará la oportunidad que le ha brindado el Director técnico de la Selección Sub 21, Paulo César Wanchope.