Slider

El líder de la infantil

ArboineCon tan sólo 16 años, Pablo Arboine se ha convertido en uno de los jugadores de confianza del técnico de la Selección Sub-17 masculina, Luis Fernando Fallas, al punto que le entregó el gafete de capitán.

Este siquirreño, quien milita en Santos de Guapiles, defensa central es amante del atletismo, deporte que abandonó debido a que por falta de tiempo no podía combinar ambos deportes y se quedó con su pasión: el fútbol.

Valores como el esfuerzo y disciplina es lo que ha llevado a este talentoso, a cumplir algunas de sus metas como futbolista y a su vez, mantener sus aspiraciones de llegar a limitar en primera división y en el extranjero.

Para estar en la selección tuvo que dejar su Siquirres y se vino a vivir a Hatillo donde una tía, siendo la única alternativa para poder estar en los entrenamientos.

Arboine, admirador de Vincent Kompany, agradece el apoyo que en todo momento le ha dado su familia, que se ha desprendido de lo que sea necesario para que pueda cumplir su sueño de llegar a ser futbolista.

Su desempeño y compromiso se vio reflejado en la cancha y le brindó la responsabilidad de portar la banda como capitán, por lo que asegura tener como misión: ser una voz de mando atrás.

“Quiero ser un ejemplo para mis compañeros y brindarles el mayor apoyo posible dentro y fuera de la cancha y así, salir adelante junto con el equipo”, añade el seleccionado tricolor.

Arboine 2Arboine asegura contar con un equipo positivo de cara a la eliminatoria de Uncaf, que se jugará en noviembre, para la que necesitan trabajar y mejorar cada día, ya que no será fácil enfrentar rivales como El Salvador y Belice, por lo que aconseja no confiarse en los partidos, sino más bien entregar todo por la camiseta.

“Una de las principales características que tenemos presente para lograr obtener el boleto al premundial, es no arrugar la cara y mantenerla siempre en alto frente a las adversidades”, expresó el capitán.

Asimismo, recalcó que el éxito para conservar el nombre de Costa Rica en la cima, se basa no tanto en el trabajo individual, sino más bien en el colectivo.

Colaboradora: María Fernanda Quesada

El líder de la infantil

ArboineCon tan sólo 16 años, Pablo Arboine se ha convertido en uno de los jugadores de confianza del técnico de la Selección Sub-17 masculina, Luis Fernando Fallas, al punto que le entregó el gafete de capitán.

Este siquirreño, quien milita en Santos de Guapiles, defensa central es amante del atletismo, deporte que abandonó debido a que por falta de tiempo no podía combinar ambos deportes y se quedó con su pasión: el fútbol.

Valores como el esfuerzo y disciplina es lo que ha llevado a este talentoso, a cumplir algunas de sus metas como futbolista y a su vez, mantener sus aspiraciones de llegar a limitar en primera división y en el extranjero.

Para estar en la selección tuvo que dejar su Siquirres y se vino a vivir a Hatillo donde una tía, siendo la única alternativa para poder estar en los entrenamientos.

Arboine, admirador de Vincent Kompany, agradece el apoyo que en todo momento le ha dado su familia, que se ha desprendido de lo que sea necesario para que pueda cumplir su sueño de llegar a ser futbolista.

Su desempeño y compromiso se vio reflejado en la cancha y le brindó la responsabilidad de portar la banda como capitán, por lo que asegura tener como misión: ser una voz de mando atrás.

“Quiero ser un ejemplo para mis compañeros y brindarles el mayor apoyo posible dentro y fuera de la cancha y así, salir adelante junto con el equipo”, añade el seleccionado tricolor.

Arboine 2Arboine asegura contar con un equipo positivo de cara a la eliminatoria de Uncaf, que se jugará en noviembre, para la que necesitan trabajar y mejorar cada día, ya que no será fácil enfrentar rivales como El Salvador y Belice, por lo que aconseja no confiarse en los partidos, sino más bien entregar todo por la camiseta.

“Una de las principales características que tenemos presente para lograr obtener el boleto al premundial, es no arrugar la cara y mantenerla siempre en alto frente a las adversidades”, expresó el capitán.

Asimismo, recalcó que el éxito para conservar el nombre de Costa Rica en la cima, se basa no tanto en el trabajo individual, sino más bien en el colectivo.

Colaboradora: María Fernanda Quesada