Axel tiene la luz de Myers

Padre e hijo están unidos por el fútbol, una pasión que corre por sus venas y que Axel Myers heredó de su padre, Roy Myers, de quien no desea crecer bajo su sombra.

A sus 20 años la dedicación y trabajo fuerte se han convertido en sus aliados para encontrar su estrella.

Callado y quizá hasta un poco tímido, así es Axel Myers, quien nace futbolista por herencia y amor al deporte rey del mundo. Ahora forma parte de la selección Preolímpica a cargo de Paulo César Wanchope.

“El amor por el fútbol nace desde mi familia, pero además crecí en un barrio muy futbolero, siempre jugué con mis amigos y en la escuela. Tengo que reconocer que mi familia influyó mucho en la decisión de ser futbolista”, dijo el jugador.DSC_5937

La influencia no podía llegar de nadie más que de su padre, “El maravilloso” Roy Anthony Myers, quien vistió la camiseta de la Tricolor en 45 ocasiones, anotó dos goles y fue parte del equipo que participó de la Copa Mundial de Italia 90.

“Siempre admiré a mi padre, pero desde pequeño se me inculcó que lo que soñará lo tenía que hacer por mí, sin buscar imitar a nadie. Sé que lo que hizo fue muy importante, pero él mismo, día a día, me insiste en que busque brillar por luz propia”, relató el volante.

Las divisiones menores del Deportivo Saprissa se volvieron en la escuela del deportista, pero el estudio, faceta fundamental en su vida, lo alejaron del equipo morado para llegar al Uruguay de Coronado.

“Estuve poco tiempo en Saprissa, me salí por motivos escolares. En ese momento cambiaron los entrenamientos y me chocaban con el colegio, teníamos que tomar una decisión y fue no asistir más. Mi padre siempre me dijo que si tenía que sacrificar algo en la vida tenía que ser el fútbol. Pero después salió la oportunidad en el Uruguay de Coronado, en donde estuve desde infantil y ahora en Primera División”, contó Myers.

Con su traslado a las ligas coronadeñas llegó el debut en la primera división, cuando en febrero del 2013 el estratega Carlos Watson le brindó una oportunidad que no desaprovechó y el 10 de marzo del mismo año anotó el primer gol de su carrera, consiguiendo el tanto del empate ante el Pérez Zeledón.

Axel Myers set 2014“Mi primer gol será algo que nunca olvidaré, porque fue dos días después de mi cumpleaños (8 de marzo), ese día celebré con todo, estaba terminando el partido y fue el tanto del empate”, manifestó Axel Myers.

Siendo un novato en selecciones nacionales, Myers dijo estar ilusionado con su llamado a la Preolímpica y aseguró que peleará por mantenerse para seguir en el ciclo olímpico.

“Nunca estuve en procesos de selecciones menores y creo que eso puede ser una desventaja, pero estoy aquí para darlo todo y luchar por un puesto en la lista final. Algo que puedo asegurar es que la motivación es la misma o quizá mayor que la de los demás compañeros”, aseveró el volante.

Con tan solo 20 años Axel Myers desde ya sueña con llegar tan alto como su ídolo Yaya Touré y jugar en el Manchester City.

Axel tiene la luz de Myers

Padre e hijo están unidos por el fútbol, una pasión que corre por sus venas y que Axel Myers heredó de su padre, Roy Myers, de quien no desea crecer bajo su sombra.

A sus 20 años la dedicación y trabajo fuerte se han convertido en sus aliados para encontrar su estrella.

Callado y quizá hasta un poco tímido, así es Axel Myers, quien nace futbolista por herencia y amor al deporte rey del mundo. Ahora forma parte de la selección Preolímpica a cargo de Paulo César Wanchope.

“El amor por el fútbol nace desde mi familia, pero además crecí en un barrio muy futbolero, siempre jugué con mis amigos y en la escuela. Tengo que reconocer que mi familia influyó mucho en la decisión de ser futbolista”, dijo el jugador.DSC_5937

La influencia no podía llegar de nadie más que de su padre, “El maravilloso” Roy Anthony Myers, quien vistió la camiseta de la Tricolor en 45 ocasiones, anotó dos goles y fue parte del equipo que participó de la Copa Mundial de Italia 90.

“Siempre admiré a mi padre, pero desde pequeño se me inculcó que lo que soñará lo tenía que hacer por mí, sin buscar imitar a nadie. Sé que lo que hizo fue muy importante, pero él mismo, día a día, me insiste en que busque brillar por luz propia”, relató el volante.

Las divisiones menores del Deportivo Saprissa se volvieron en la escuela del deportista, pero el estudio, faceta fundamental en su vida, lo alejaron del equipo morado para llegar al Uruguay de Coronado.

“Estuve poco tiempo en Saprissa, me salí por motivos escolares. En ese momento cambiaron los entrenamientos y me chocaban con el colegio, teníamos que tomar una decisión y fue no asistir más. Mi padre siempre me dijo que si tenía que sacrificar algo en la vida tenía que ser el fútbol. Pero después salió la oportunidad en el Uruguay de Coronado, en donde estuve desde infantil y ahora en Primera División”, contó Myers.

Con su traslado a las ligas coronadeñas llegó el debut en la primera división, cuando en febrero del 2013 el estratega Carlos Watson le brindó una oportunidad que no desaprovechó y el 10 de marzo del mismo año anotó el primer gol de su carrera, consiguiendo el tanto del empate ante el Pérez Zeledón.

Axel Myers set 2014“Mi primer gol será algo que nunca olvidaré, porque fue dos días después de mi cumpleaños (8 de marzo), ese día celebré con todo, estaba terminando el partido y fue el tanto del empate”, manifestó Axel Myers.

Siendo un novato en selecciones nacionales, Myers dijo estar ilusionado con su llamado a la Preolímpica y aseguró que peleará por mantenerse para seguir en el ciclo olímpico.

“Nunca estuve en procesos de selecciones menores y creo que eso puede ser una desventaja, pero estoy aquí para darlo todo y luchar por un puesto en la lista final. Algo que puedo asegurar es que la motivación es la misma o quizá mayor que la de los demás compañeros”, aseveró el volante.

Con tan solo 20 años Axel Myers desde ya sueña con llegar tan alto como su ídolo Yaya Touré y jugar en el Manchester City.