Slider

El orgullo talamanqueño

Stephanie6(Ciudad de Panamá) Sus raíces indígenas la hacen orgullo para su gente cada vez que salta al terreno de juego a defender la camisa de la selección nacional. De Amubri, reserva indígena, salió en busca de cumplir sueños y escribir una nueva historia para los suyos.

Esta niña de tan solo 14 años, tiene como comida favorita el wacho, plato tradicional de Talamanca, pero también disfruta de un buen arroz con pollo.

Stephanie Blanco Salazar es la lateral derecha de la selección femenina sub 20. Es una joven callada, aplicada en sus estudios y con un único pasatiempo … jugar al fútbol, por el que fue capaz de dejar a su familia y venirse a la capital.

Desde los 3 años le gustaba ir detrás de la pelota pero fue hasta los 11, en una Copa Indígena de Territorios, que logró mostrar su talento y visores le ofrecieran jugar en la Primera División.

Stephanie10Actualmente juega de defensa central con Arenal Coronado, es fan de Cristiano Ronaldo, James Rodríguez y Joel Campbel. Le encantaría llegar a jugar en el extranjero y con una sonrisa inocente, dice ser el orgullo de su familia y del pueblo Amubri de Talamanca.

Su mamá, Noemy Blanco, es su impulso a seguir adelante, porque sola supo criarla a ella y a sus dos hermanos, Jordi y Eilyn. Haberlos dejado es un reto que tiene que superar día a día.

Actualmente vive en Dulce Nombre de Coronado, en la casa club del equipo junto a compañeras que le facilitan su estadía y traslados a entrenos.

Inició con la selección nacional el año pasado en el proceso sub 15 pero su talento, por encima de la poca experiencia que tiene, fue clave para ser convocada el equipo sub 20 para esta eliminatoria de Uncaf, en donde ha sido titular.

Stephanie9¿Cómo inició el amor por el fútbol?

Es difícil responder esa pregunta, es algo que nace y uno sólo se da cuenta que le gusta y el talento se da por ese mismo sentimiento.

¿Cuáles son sus pasatiempos?

En este momento puedo decir que el fútbol únicamente, donde vivo es un lugar desconocido para mí apenas me estoy acostumbrado a todo por lo que sólo estudio y practico el deporte.

¿Cómo fue el cambio de venirse a vivir lejos de casa?

Es un gran reto, es muy duro dejar la familia pero uno lo hace por el sueño de jugar fútbol e intentar con eso poder cumplir sueño y ayudarle a mi familia.

También el clima, pasar de un lugar muy caliente a uno muy frio como lo es Coronado, gracias a Dios físicamente eso no me ha afectado.

Stephanie5¿Hablas el idioma Bribrí?

Lo hablo muy poco, me lo empezaron a enseñar en el colegio por lo que no tuve mucho tiempo para practicarlo porque me vine a estudiar y jugar fútbol a la capital.

¿Qué es lo que más le ha gustado de estar en una selección?

Me gusta mucho jugar fútbol y estar en una selección es como lo máximo y estar en una te da la experiencia de salir del país, conocer gente nueva. He salido dos veces a otro país, la primera a Islas Caimán y esta segunda a Panamá, me encanta conocer culturas diferentes a la mía.

El orgullo talamanqueño

Stephanie6(Ciudad de Panamá) Sus raíces indígenas la hacen orgullo para su gente cada vez que salta al terreno de juego a defender la camisa de la selección nacional. De Amubri, reserva indígena, salió en busca de cumplir sueños y escribir una nueva historia para los suyos.

Esta niña de tan solo 14 años, tiene como comida favorita el wacho, plato tradicional de Talamanca, pero también disfruta de un buen arroz con pollo.

Stephanie Blanco Salazar es la lateral derecha de la selección femenina sub 20. Es una joven callada, aplicada en sus estudios y con un único pasatiempo … jugar al fútbol, por el que fue capaz de dejar a su familia y venirse a la capital.

Desde los 3 años le gustaba ir detrás de la pelota pero fue hasta los 11, en una Copa Indígena de Territorios, que logró mostrar su talento y visores le ofrecieran jugar en la Primera División.

Stephanie10Actualmente juega de defensa central con Arenal Coronado, es fan de Cristiano Ronaldo, James Rodríguez y Joel Campbel. Le encantaría llegar a jugar en el extranjero y con una sonrisa inocente, dice ser el orgullo de su familia y del pueblo Amubri de Talamanca.

Su mamá, Noemy Blanco, es su impulso a seguir adelante, porque sola supo criarla a ella y a sus dos hermanos, Jordi y Eilyn. Haberlos dejado es un reto que tiene que superar día a día.

Actualmente vive en Dulce Nombre de Coronado, en la casa club del equipo junto a compañeras que le facilitan su estadía y traslados a entrenos.

Inició con la selección nacional el año pasado en el proceso sub 15 pero su talento, por encima de la poca experiencia que tiene, fue clave para ser convocada el equipo sub 20 para esta eliminatoria de Uncaf, en donde ha sido titular.

Stephanie9¿Cómo inició el amor por el fútbol?

Es difícil responder esa pregunta, es algo que nace y uno sólo se da cuenta que le gusta y el talento se da por ese mismo sentimiento.

¿Cuáles son sus pasatiempos?

En este momento puedo decir que el fútbol únicamente, donde vivo es un lugar desconocido para mí apenas me estoy acostumbrado a todo por lo que sólo estudio y practico el deporte.

¿Cómo fue el cambio de venirse a vivir lejos de casa?

Es un gran reto, es muy duro dejar la familia pero uno lo hace por el sueño de jugar fútbol e intentar con eso poder cumplir sueño y ayudarle a mi familia.

También el clima, pasar de un lugar muy caliente a uno muy frio como lo es Coronado, gracias a Dios físicamente eso no me ha afectado.

Stephanie5¿Hablas el idioma Bribrí?

Lo hablo muy poco, me lo empezaron a enseñar en el colegio por lo que no tuve mucho tiempo para practicarlo porque me vine a estudiar y jugar fútbol a la capital.

¿Qué es lo que más le ha gustado de estar en una selección?

Me gusta mucho jugar fútbol y estar en una selección es como lo máximo y estar en una te da la experiencia de salir del país, conocer gente nueva. He salido dos veces a otro país, la primera a Islas Caimán y esta segunda a Panamá, me encanta conocer culturas diferentes a la mía.