M FernanadaA su corta edad, 16 años, su vida ha estado inmersa en muchos sacrificios y limitaciones para poder practicar fútbol. Así como en desilusión, a la que tuvo que sobreponerse tras quedar fuera de un mundial estando a las puertas de jugarse.

Ella es María Fernanda Sanabria, volante de la selección femenina sub 17, quien formó parte de todo el proceso infantil pasado para el mundial Costa Rica 2014 y a las puertas de este campeonato no quedó dentro de la lista de jugadoras que representó al país en casa.

La frase “lo que no te mata, te hace más fuerte”, es aplicada por la nacional, quien admite que ahora es más madura y tiene mayor experiencia para hacerle frente al compromiso de representar a Costa Rica como se debe.

“Quizás no le puse como debía y por eso quedé fuera de la lista, tras esa desilusión recuerdo que había decidido llevar una vida normal y que ya no quería seguir sacrificándome por jugar fútbol. Cuando recibí una nueva convocatoria de la Sele, ganó el amor al fútbol y dije si”.

Sanabria es una de las 18 jugadoras que lucharán por conseguir el boleto al Premundial de la CONCACAF que se realizará en marzo del próximo año en Granada y tres pases al Mundial Jordania 2016.

“Esta es mi revancha, quiero estar en un mundial sub 17 y lucharé para cumplirlo. He crecido como jugadora y como persona, valoro más lo que es estar aquí y asumo este reto con mucha responsabilidad”.

M Fernanda 2Esta joven vive en Guatuso, por lo que ha tenido que ingeniárselas para poder viajar, pedir permisos en su colegio y sacrificar horas de sueño para poder ir a entrenar con la Selección Nacional.

Pese a todo ese trajín, ha logrado permanecer en la selección, ser tomada en cuenta para esta eliminatoria y estar cursando el décimo año de la secundaria.

Sanabria es una de las jugadoras que contagia de alegría al grupo, le gusta mucho hacer bromas y vacilar a sus compañeras. La experiencia que tiene en selección sub 17 la hace ser muy segura y tiene toda la fe en Dios que esta vez sí podrá cumplir su sueño mundial.