13220535_1152760708108083_7249884921353217111_oComo parte del Plan de Responsabilidad Social que implementa la Federación Costarricense de Fútbol (Fedefutbol), apoya a un grupo de jóvenes costarricenses en riesgo social, que participarán en un Mundial de Fútbol en Francia

El Festival es un evento de la red mundial de Street Football World en el marco del Campeonato Europeo de Futbol de la UEFA 2016. Costa Rica forma parte de esta iniciativa con una delegación conformada por cuatro jugadores, un joven líder y un líder de delegación.

Rachel Alexandra Vásquez y Luis Alejandro García, de Tejarcillos, así como Lluryenk Coronado y Rachel Orozco de La Verbena de Alajuelita, viajarán a Lyon, Francia, del 28 de junio al 7 de julio, a este torneo internacional.

Estos jóvenes provienen de comunidades en exclusión social, que presentan altos índices de carencia de recursos, consumo de drogas, violencia, bandas delictivas y otras situaciones.

“Esta es una Federación de puertas abiertas, dispuesta a ayudar a los más necesitados. Sabemos del poder del fútbol y de las puertas que puede llegar a abrir, por eso le damos la mano a proyectos como este”, manifestó Rodolfo Villalobos, presidente de la Fedefutbol.

Todos forman parte de la Organización Juvenil Recrearte, conformada desde el 2009 por un grupo de jóvenes líderes de diversas comunidades, con el fin de brindar alternativas a niños, adolescentes y jóvenes que enfrentan situaciones sociales, de pobreza y manifestaciones de violencia que impactan sus derechos humanos.

13254339_1152760658108088_7378064113295414217_nRecrearte, que se incorporó a la Red Latinoamericana de “Street Football World” entre el 2010 y el 2011, hoy les permite a estos cuatro jóvenes participar en este festival, que reunirá a 100 equipos de las comunidades desfavorecidas del mundo, elegidos no por sus habilidades en el campo, sino por su compromiso y liderazgo para hacer del mundo un mejor lugar.

Didier Urbina, fundador y coordinador de Programas Juveniles de Recrearte, explicó que la situación de vulnerabilidad en el país es preocupante por la cantidad de problemas que tiene la niñez y juventud, por lo que hay que prestar mucha atención.

Los cuatro jóvenes coinciden en que el fútbol ha sido una plataforma no solo de formación deportiva, sino de valores como la solidaridad, el juego limpio y la disciplina, los cuales les han permitido cambiar sus estilos de vida, sacarlos de sus problemáticos ambientes y ampliar sus oportunidades de desarrollo.
“El futbol ha cambiado mi vida de muchas maneras. Me ha mantenido fuera de las drogas y el alcohol, además de ayudarme a mantener una buena condición y estar más saludable”, explicó Lluryenk Coronado.

Luis Alejandro García, proviene de una familia uniparental, con carencias afectivas y de apoyo económico por parte de la figura paterna, por lo que se ha visto afectado por problemas de drogas, pandillas y hasta con autoridades judiciales.

Alejandro ve en el fútbol una experiencia agradable y sensacional que le ha permitido alejarse de las dificultades diarias.

13233058_1152760654774755_8156089788453248879_n“Era una persona que no socializaba ni me importaba caerle bien o mal a otras personas. Con el fútbol he ido aprendiendo a compartir, he vivido momentos de compañerismo, que no importa jugar bien o mal, sino compartir con otros y aprender de otros. He aprendido a tener amigos y a respetarlos”, asegura García.

Rachel Orozco y Alexa Vázquez tienen el anhelo de continuar con sus estudios y convertirse en excelentes profesionales.

“Quiero obtener un título en ingeniería y lograr todo lo que he soñado”, explicó Orozco.

Alexa tiene un deseo mayor. Ella, no sólo desea convertirse en una futbolista profesional con trayectoria internacional, sino que su anhelo es poder ayudar a personas menos afortunadas que viven en barrios como el suyo a través de estrategias que integran el fútbol.