Jairo ToruñoA sus 32 años su mayor reto es terminar el bachillerato y estudiar Educación física, objetivo que tiene en la mente y que intentará después de cumplir la meta de participar por segunda vez en un mundial. Es Jairo Toruño, uno de los guardines del marco de la Selección de Fútbol Sala.

El guardameta quién fue mundialista de Tailandia 2012, ve esta oportunidad de estar a las puertas del mundial de Colombia como una revancha, de esta vez sí conseguir por primera vez el pase a la siguiente ronda.

Oriundo de Concepción de Alajuelita, Toruño es padre de una niña Britany, trabaja como encargado de una bodega de cables y juega en el equipo de Futsal, Borussia.

Pasar tiempo en familia es su mejor pasatiempo, mientras que disfruta las comidas que prepara su mamá, María Elisa Toruño, sobre todo el arroz con pollo, olla de carne y espagueti.

Jairo TTerminar el estudio no es sólo uno de sus deseos, mejorar la relación con su padre también lo es. “Nunca viví con él, mi mamá se encargó sola de sacarnos adelante a mí y a mis hermanos pero a pesar de eso me gustaría acercarme a él, pero siempre hay algo que me detiene a buscarlo”.

Con sus metas claras para el mundial y después de la Copa, Jairo se prepara fuerte y ya cuenta los días para saber si estará dentro de esa lista de los 14 que representarán a Costa Rica en setiembre en tierras cafeteras para el mundial de Futsal.

¿Quién es Jairo Toruño?
Una persona que ama el fútbol Sala y pasar tiempo con mi familia.

¿Pasatiempos?
Escuchar música como reggae, electrónica y bachata, me encanta y pasear con mi familia, en especial con mi hija.

¿Admira a alguien?
A mi mamá sin duda, es una mujer luchadora que no se ha dejado derrumbar por nada ni nadie y que me dio un gran ejemplo.

Jairo Toruño¿Cómo inicia su día?
Me levanto temprano y alisto el desayuno para mi hija, mientras mi esposa aplancha o alista cosas, luego me voy a trabajar y entreno con la Sele, ese es mi día a día.

¿Cuál es su mayor reto?
Tener comunicación con mi papá, me da miedo buscarlo pese a que siempre he querido. Terminar el estudio también es uno de los mayores retos porque siempre me ha costado mucho y le he dado prioridad a otras cosas y lo he ido dejando de lado, por eso sé que debo retomarlo.

¿Qué espera del mundial?
Personalmente pues estar en mi mejor momento, ayudarle al equipo a conseguir el objetivo y sobre todo, pasar a la siguiente fase. Para el mundial anterior en Tailandia, teníamos un gran equipo, muchos siguen aquí y lo teníamos todo pero no pudimos clasificar, este mundial tenemos que hacerlo.