IMG-20160824-WA0018El mayor reto que ha enfrentado en su vida fue ser papá joven. A a los 19 años tuvo que madurar para enfrentarse a esa etapa. Es Christopher Molina, uno de los jugadores de la Selección Nacional de Fútbol Sala, quien lucha por un espacio para el Mundial Colombia 2016.

Este mismo reto de ser papá, lo alejó en el 2012 del Mundial Tailandia ya que tuvo que dedicarse a trabajar para asumir responsablemente la paternidad, de lo cual no se arrepiente ya que su hijo es su mayor motivación para seguir jugando fútbol sala pero sí, este Mundial de Colombia se volvió una revancha.

sala14102160_1400357116647688_8797541279841355969_nEs vecino de Pavas, sueña tanto con el Mundial que decidió hace más de un mes renunciar a su trabajo para poder estar en la Sele ya que no querían darle permiso para los viajes, incluyendo el mundial.

Christopher tiene 22 años, es aficionado a la Liga Deportiva Alajuelense y al Real Madrid. Su segundo deporte es el baloncesto, el cual practica como pasatiempo con sus amigos los domingos.

Es el menor de dos hermanos, Stephany es su hermana mayor y un gran apoyo para él. Le encanta la carne, en especial la de cerdo y recuerda que de pequeño a donde fuera, siempre llevaba una bola de fútbol.

Christopher Molina-1¿Quién es Christopher?

Soy una persona amigable, muy especial y que en el deporte da todo en la cancha.

¿Admira a alguna persona?

Sin dudarlo a mis papás, Cristian Molina y Vanessa Campos por los sacrificios que han realizado y todo lo que les ha tocado vivir, que pese a eso han salido adelante.  En el fútbol Sala al portugués Ricardinho y en el fútbol 11 a Cristiano Ronaldo y a Lionel Messi.

¿Qué espera del mundial?

Tener una buena presentación de nosotros, que los que vayan lo den todo en la cancha y se logre el objetivo que tenemos, que es la clasificación a una segunda fase. Y personalmente, si estoy en el mundial poder anotar y ojala sea el de la clasificación.

sala2¿Y después del mundial que espera?

Espero que se me abra la oportunidad de jugar en el extranjero, sino buscar trabajo porque debo cumplir con mi hijo y continuar jugando en mi equipo y con la Sele.

¿Cuál ha sido su mayor reto?

Cuando me di cuenta que iba a ser papá, comenzó un gran reto para mí. Tuve que trabajar y madurar para asumir la responsabilidad, pero hoy puedo decir que mi hijo es mi inspiración, cada vez que lo escucho diciéndome “Papá gane” o “Papá es el mejor”, me lleno de motivación de ser cada día mejor.