La lucha fue larga pero el sueño llegó, uno que no sólo él soñaba sino también su mamá. Es Yariel Sandí y está a cinco días de cumplir su mayor meta y el anhelo de su madre, Marisela Montenegro, de verlo defender los colores azul, rojo y blanco en Colombia.

Sandí, oriundo de Tirrases de Curridabat, es un jugador con una gran personalidad en el equipo patrio, siempre riendo, haciendo bromas y amigable con todos; intentado mantener un ambiente ameno entre sus compañeros. Él es el chistoso de La Sele.

Yariel-SandíSe le conoce como “Chela”, es jugador del equipo Grupo Line y se desempeña en la posición Ala. Inició jugando fútbol 11 con Brujas en divisiones menores y a los 13 años inició en fútbol salón.

Sus comidas favoritas son el pollo frito y las ensaladas de todo tipo, eso sí que ninguna tenga cebolla ni atún. Le gusta jugar billar, es un pasatiempo familiar y que su papá se lo heredó desde pequeño.

Se confesó como un hijo que ama a Dios y a su mamá. Pasar tiempo con ella es su mayor pasatiempo, ella es su inspiración y mayor apoyo para estar hoy en la Tricolor. Es el mayor de cinco hermanos (María José, Estiver, Joshúa y Ruddy).

Se dedica a la soldadura, ocupación que desempeña desde que tenía 11 años que aprendió a hacerlo. A sus 24 años está a meses de convertirse en papá por segunda ocasión.

¿Quién es Yariel?

Soy una persona muy humilde que tiene muchas ganas de superarse. Además muy bromista, me gusta decir cosas chistosas para hacer ambiente con todos.

¿Cuál es su pasatiempo favorito?

Estar con mi mamá, no viví con ella mi infancia por lo que disfruto mucho pasar ahora tiempo con ella. Me gusta llevarla a comer e ir al cine. También jugar billar, es una herencia familiar que mi papá nos enseñó.

Yariel-Sandí-(2)¿Admira alguna persona que admira?

A Ronaldinho es un jugador muy completo, humildad, tienen mucho talento. Para mí el mejor que he visto.

¿Cómo inició el amor por el fútbol?

Empecé jugando fútbol 11 con Brujas, luego sufrí una lesión que me dejó fuera año y medio de las canchas y cuando quise regresar no pude porque me dolía mucho usar tacos, me lastimaban. Como soy de Curridabat ahí me llamaron a jugar fútbol salón que era lo único que existía y así inicié cuando tenía 13 años a practicarlo, luego llegó el Futsal y ahora es mi pasión.

¿Cuáles es su mayor meta?

Con la mayoría de mis metas cumplidas, haber estado en el Premundial de la CONCACAF en Costa Rica, quedar bicampeón del área y ser llamado a la Selección para estar en este Mundial de Colombia, ahora es debutar y darle ese regalo a mi madre de verme jugar; sin dejar de lado que quiero anotar ojala en los tres partidos.