Krasnodar (Rusia)- En la lejana ciudad de Krasnodar, al sur de Rusia, Costa Rica tiene su campamento, su centro de trabajo, no solo para prepararse para el juego del domingo, sino que pensando además en el arranque de la hexagonal.

Alejandro Larrea, asistente técnico de Oscar Ramírez, analiza las ventajas de esta semana de entrenamiento, más allá de haber tenido que viajar casi 30 horas desde Costa Rica.

Sele-Rusia entreno“El viaje fue fatigante pero con el inicio de los entrenamientos todo cambió, los jugadores se muestran bien y el trabajo es el que teníamos planeado”.

¿Es un sueño tener tanto tiempo a los jugadores a disposición?
Claro, tenemos 7 días para planificar un partido, mientras que generalmente son 7 días para planificar dos encuentros. Esa fue la idea de trabajo, para corregir cosas, afinar detalles y hacer trabajos específicos, eso hemos hecho en estos tres entrenamientos, porque en la hexagonal no se pueden tener errores.

¿Qué piensa de las instalaciones de entrenamiento?
Extraordinarias, muy bien, son muy buenas instalaciones, nos dan un trato preferencial, no hay excusas para no trabajar. Ratifica que fue muy buena la idea de Oscar de venir nosotros a Europa y no llevarse los jugadores a Costa Rica.

Sele-Rusia entreno2¿Aparte de entrenar hay más tiempo para relacionarse con los jugadores?
Da más tiempo para todo, de corrección, de quedarte en la cancha hablando para que sientan más cercanía, aparte de la conexión de que al final del entrenamiento se quedan unos 10 minutos más. Esas son diferencias de tener este tiempo juntos.

¿Qué selección se verá el domingo?
Ojalá se vea una Costa Rica pensando en la hexagonal, nos vamos a ver bien parados y seguros. Nos enfrentaremos a una selección rápida, que nos apretará, pero cuando tengamos la pelota vamos a proponer, la idea no es solo correr detrás del balón. También cuidaremos de no dejar espacios que nos hagan daño.