Romper barreras y estereotipos en una profesión que poco a poco se ha abierto a las mujeres, es lo que con esfuerzo y hasta lágrimas ha conseguido Patricia Miranda, la dama de acero en el arbitraje.

La ex árbitra, quien desde hace cinco años labora para la Federación, es la encargada de trabajar con el panel de árbitros de la Primera División, convirtiéndose en la única mujer de la Unión Centroamérica de Fútbol (UNCAF), en capacitar a los silbateros de la máxima categoría.

“Aparte de mis funciones en la Comisión Técnica, grabo los partidos de la Liga de Ascenso y los de Primera División, para con base a los videos corregir los errores que en ocasiones se presentan o por el contrario, felicitar a los muchachos por la correcta PatriciaMirandaCursoArbitraje setiembre2016-3aplicación del reglamento que tuvieron”, puntualizó Patricia.

Y es que aunque el camino para llegar hasta ahí no ha sido fácil la ex silbatera recordó que todo empezó con su paso por los terrenos de juego, en donde las cualidades que poseía la llevaron rápidamente a surgir en el referato nacional.

“Yo ingrese al arbitraje no tan joven como hubiese querido, porque entré a los 25 años, influenciada por mi papa y hermano que también fueron árbitros. Pero surgí rápido ya que de la Asociación de Alajuela pasé a la Subcomisión de Arbitraje, luego dirigí Juegos Nacionales y de allí pasé a la Comisión de Arbitraje”, indicó la ex silbatera.

A parte de sus condiciones, la posibilidad de compartir con colegas como Ave María Alpízar, Claris Jiménez o Milena López, le permitieron a Patricia ganarse un cupo para integrar el panel de silbateros que impartió justicia tanto en la Liga de Ascenso, como en Primera División.

“Para estar en Primera, nos obligaron a pasar las pruebas físicas de los hombres, en mi caso las pasé, y tuve la posibilidad de pitar en Segunda División. Pero en este gremio hay que tener mucha paciencia, cosa que yo no tengo, y al ver que yo tenía aprobados todos los requisitos para PatriciaMirandaCursoArbitraje setiembre2016-5dirigir en primera y nunca ser tomada en cuenta, decidí mandar una carta en donde anunciaba mi retiro”, manifestó Miranda.

Pese a su retiro, la ex silbatera nunca se alejó del gremio, ya que se dedicó a ser instructora en la Asociación de Arbitraje de Alajuela, lo que le permitió ser tomada en cuenta por Víctor Alfaro, en ese entonces presidente de la Comisión de Arbitraje, para ser una de las representantes costarricenses en el curso FIFA que se iba a realizar en República Dominicana.

“Cuando me dieron la oportunidad, no lo dude y me fui. Pero una vez allá, dije ¿Qué estoy haciendo aquí?, hasta que Fernando Tresaco, ex instructor FIFA, me dio la confianza para exponer en un salón lleno de hombres. Desde ese momento, soy asesora e instructora arbitral tanto en la UNCAF, CONCACAF y a nivel FIFA”, comentó Patricia.

Fuera del arbitraje Patricia realiza dos actividades que también la apasionan, como lo son la lectura y la escritura.

“La escritura me gusta mucho, de hecho estoy escribiendo dos libros, uno que trata sobre mi vida desde que empecé en el referato y las cosas duras que las mujeres pasamos, y otro más abierto sobre lo que es el arbitraje, por lo menos una vez por semana escribo, porque espero que cuando ya en definitiva me retire de todo esto, poder publicarlo y hacerlo del conocimiento público”, apuntó Miranda

Por: Daniel Quirós, colaborador departamento de prensa FEDEFUTBOL