Es el sitio donde se imaginan jugadas, se idean los planteamientos, se analizan a los rivales. Es el lugar donde los jugadores bromean entre ellos, platican y escuchan música… este es el camerino de la Selección Nacional o mejor dicho el cuartel de la Tricolor.

Desde que se entra al gimnasio del Complejo Deportivo FEDEFUTBOL- Plycem se pueden observar las escaleras y un mural de fotografías de La Tricolor en diferentes partidos que guían hasta el vestíbulo y que forman la palabra Costa Rica. “Mi ambición no es sólo tener los mejores jugadores, es también encontrar los jugadores que hagan un mejor equipo”, es la frase que se ubica en la entrada al cuartel.

Adentro cada espacio está personalizado con el nombre de cada uno de los jugadores convocados, donde pueden guardar sus pertenecías. El camerino, donde se visten previo a los entrenos y se cambian al final. Es su pequeña casa, donde tienen todo lo que necesitan.

Cada jugador siempre cuenta con varios pares de tacos, espinilleras, guantes en el caso de los guardametas, sandalias de baño, paños y artículos de higiene personal.

10 duchas, 2 camillas para recibir masajes o colocarse el vendaje preventivo, hieleras con hidratación, una pizarra técnica donde el estratega de la Tricolor, Óscar Ramírez da sus indicaciones y no puede faltar una imagen de la Virgen de los Ángeles para cuidarlos en todo momento.

El ambiente es bueno, el ánimo debe estar siempre al tope, y por eso la música es fiel compañera. Por ritmos no hay problema y menos por cantantes, quienes tararean y bailan al ritmo de cumbia, reggaetón, bachata y hasta dancehall.

Desde este lunes maletas nuevas para los viajes a México y Honduras también formaban parte de los artículos dentro del camerino, las cuales irán llenas de mucha actitud por sacar los tres puntos en cada visita. Así es el camerino de la Tricolor.