La planificación de entrenamientos y planteamientos de partidos no es lo suyo, pero cuando se trata de enviar convocatorias, visitar hoteles, planear viajes e itinerarios, más cualquier detalle administrativo de la Selección mayor, Álvaro Herrera, es el responsable.

Mientras Oscar Ramírez se sumerge en cómo lograr la victoria, Alvaro se preocupa para que a los seleccionados y miembros de la delegación no le falte nada. Es más que el secretario de La Tricolor, es el Asistente administrativo.

Si el compromiso es afuera, al menos dos meses antes encabeza la delegación de avanzada, que buscará el hotel, canchas de entrenamiento, transporte interno, alimentación y hasta la mejor ruta para llegar al estadio.

“En el hotel inspeccionamos desde las habitaciones, el menú, hasta el tipo de privacidad y seguridad que tendrá el equipo durante la concentración. Para la escogencia del autobús es fundamental la comodidad que tendrán los jugadores y en el estadio sobretodo nos aseguramos que el camerino cuente con al menos las necesidades básicas”, detalló el administrativo.

Su tabla para plantear el partido es una libreta de resortes y un lapicero, los cuales durante cada movimiento se Álvaro Herrera (2)vuelven en fieles compañeros con los que toma las mejores decisiones.

“Después de la inspección, emito un informe al Comité Ejecutivo para que decidan, claro está que basándose en las recomendaciones y necesidades que el cuerpo técnico plantee”, aseguró Herrera.

Una vez definida la logística en el exterior el trabajo continúa con lo que cientos de personas desean conocer de primera mano, pero que el director técnico resguarda de manera muy celosa: la lista de convocados.

“Al menos 15 días antes de la concentración tengo que enviar las convocatorias a los legionarios, pero debido a que ‘el profe’ en ese momento aún no tiene definido el equipo con el que va a trabajar enviamos una amplia lista para después solamente descartar. Caso muy diferente pasa con los jugadores que juegan en el torneo nacional, debido a que se puede enviar la convocatoria el mismo día en que se da la lista final”, puntualizó el administrativo.

Otra de las jugadas que Herrera tiene que planificar es la preparación del vuelo “chárter” que transportará al equipo. Debe velar por detalles como la hora de salida, la comodidad y privacidad que necesitan los jugadores durante el viaje, entre otros aspectos.

“Es el cuerpo técnico quien recomienda la hora de salida del “chárter”, pero es la Federación quien se encarga de realizar reuniones con autoridades aeroportuarias para que el equipo pueda ingresar a ‘Base dos’, tenga un control de migración mucho más rápido y fluido, y no deba esperar en la sala de abordaje, sino que ingrese de manera directa al avión”, confesó Herrera.

Con la salida del país e instalados en el extranjero su tarea no finaliza, debido a que debe estar atento a que cada cosa coordinada se ejecute como se planeó, pero su papel se reduce y da paso a que los jugadores y cuerpo técnico se luzcan dentro del terreno de juego, para con la satisfacción del deber cumplido decir con orgullo: “yo forme parte de esa victoria”.