Un silencioso trabajador, que con tan solo 16 años sabe lo que son los sacrificios, la responsabilidad y compromiso, así es Felipe Flores Bolaños, lateral de la Selección Sub 17 de Costa Rica.

San Joaquín de Flores lo vio nacer y ahí, en una plaza de deportes, dio sus primeros pasos en el fútbol.

¿Cómo inicio en el fútbol?
Comencé a los 2 años, mi mamá me llevaba a jugar a la plaza y veía el equipo de fútbol del lugar, me emocionaba y así empecé a jugar. Estuve en la escuela de fútbol y después fui a hacer pruebas a la liga, pero me dijeron que no tenía el nivel necesario, me faltaba técnica, por lo que me mandaron a la escuela de la liga, hasta que me inscribieron.Felipe Flores, jugador Sele Sub 17 octubre 2017 (1)

¿Qué representa vestir los colores de la selección?
Es un orgullo, creo que me lo he ganado día a día con el trabajo y esfuerzo, es algo que no puedo dejar ir. He tenido que ser muy disciplinado, llevando el fútbol y el estudio de la mano.

¿Qué significa estar en el mundial?
Primero es un orgullo, pero también lo veo como un trampolín para poder jugar afuera, porque sé que van a haber muchas personas viéndonos para dar el salto.

¿Cuál ha sido el mejor momento con la Selección?
Definitivamente fue cuando clasificamos al mundial en Panamá, dijimos “lo logramos”, llevábamos dos años de estar trabajando en un proceso para clasificar y nuestro sueño se estaba convirtiendo en una realidad.

¿Qué le ha enseñado la selección?
Me han enseñado a ser paciente, a entender que no siempre he estado en mi mejor nivel y quizá las cosas no están saliendo, pero sea como sea no hay que dejar de esforzarse y de trabajar por lo que se quiere

Felipe Flores, jugador Sele Sub 17 octubre 2017 (2)¿Cuál jugador de La Sele Mayor admira?
A Cristian Gamboa, su fútbol, lo rápido que es por la banda. Me gustaría llegar a ser como él.

¿Cuál ha sido su mayor anhelo?
Desde pequeño quería ir a un mundial, por lo que sería lo máximo poder representar al país. Ahora que estamos en el torneo trabajo en cada entrenamiento para poder ser toma en cuenta en el once estelar.

Agradeciendo a Dios por la oportunidad de participar en una cita mundialista el herediano comentó que es quien es gracias a sus padres, que a través de los años le han inculcado la disciplina, el respeto y amor por lo que hace, así como por el apoyo que siempre le han brindado en su pasión por el fútbol.

Además de llegar a ser un jugador de fútbol profesional, Felipe Flores añora con poder sacar su bachillerato para ingresar a la universidad y buscar ser un ingeniero.