24 de octubre de 2002. Costa Rica tenía pocos meses de haber participado de su segundo mundial en la historia (Corea-Japón 2002), y ese día, una periodista joven cumplía el sueño de llegar a la máxima institución de fútbol en el país.

Gina Escobar Jara, 15 años después, sigue al servicio de la Federación Costarricense de Fútbol (FEDEFUTBOL) desde la dirección de comunicación, donde ha vivido las mejores experiencias de su vida.

Hoy es una referente en el periodismo institucional y un ejemplo a seguir por muchas mujeres, quienes anhelan un campo en el ámbito futbolero.

¿Cómo fue ese primer día de trabajo en la FEDEFUTBOL?

Recuerdo que estaba muy nerviosa, pero estaba llena de emoción. Yo le decía a mi mamá que mi sueño era trabajar en la Federación de Fútbol porque era el máximo ente del fútbol nacional. Llegué con la mayor disposición y con todas las ganas del mundo para aprender y para tratar de dar un poquito de mi conocimiento en periodismo.

¿Cómo la recibieron los jugadores de ese momento?

Se dio una buena relación, había una generación muy bonita en la que estaban Erick Lonnis, José Francisco Porras, Luis Gina Escobar 2Marín, Wálter Centeno, en fin, muchos jugadores de quienes aprendí mucho. La parte de comunicación se manejaba muy diferente a como se maneja ahora, quizás antes era un poco más empírico.
No voy a negar que al principio fue complicado porque primero era muy joven y no me veían como quizás me puedan ver ahora y segundo por ser mujer, ya que habían interrogantes como qué hace una mujer tan joven diciéndonos qué hacer y qué no hacer, entonces fue una bonita etapa, pero a la vez un poco complicado.

¿Cuál es el secreto para permanecer tantos años en el ambiente futbolero?

No sé cuál es el secreto, lo que yo he hecho es simplemente hacer mi trabajo, trato de no meterme con nadie, dar siempre una milla extra y enfocarme en lo mío. Es un ambiente difícil, no solo para uno como mujer sino también para un hombre porque el fútbol es muy apasionado por lo que mueve amores y odios, entonces tratar de no caer en esa pasión y tener cabeza fría en algunos momentos es a veces complicado.

¿Qué aprendizaje le ha dejado tantas experiencias en la FEDEFUTBOL?
Incontables gracias a Dios, podría decir más de ocho mundiales en donde he estado úGina Escobar 1nicamente en uno mayor masculino y los otros han mundiales femeninos y menores masculinos. Han sido experiencias inolvidables como el primer mundial femenino sub 17 fue algo espectacular, así como el mundial sub 20 masculino que se jugó en Egipto donde se logró el cuarto lugar.

¿Cuáles puertas ha logrado abrirse con la Federación?

Esa es la palabra, gracias a la Federación he logrado abrir puertas que jamás me pasó por la mente poder llegar a ese nivel; cuando viajaba y veía a la gente de CONCACAF y FIFA soñaba con trabajar con ellos, pero quizás me minimizaba y pensaba en que esos entes no iban a fijarse en un país tan pequeño para ser tomado en cuenta en un torneo. Recuero que la primera vez que me llamó FIFA para trabajar con ellos en el 2010 no lo podía creer, pensé que era una broma y evidentemente lloré de la emoción, y a la fecha tengo cinco mundiales de trabajar con ellos y todo esto gracias a la Federación de Fútbol que me dio a conocer.

¿Cuáles son sus aspiraciones?

El día que piense que tengo un techo en la Federación hasta ahí llegaría, ahora las meta son diferentes y sueño con trabajar con FIFA en un mundial mayor masculino y con la Federación seguir trabajando para las selecciones nacionales, hay muchos proyectos y planes que queremos desarrollar para seguir dando un servicio más profesional a la hora de informar sobre la Federación de Fútbol.