El Tribunal disciplinario de la Federación Costarricense de Fútbol acordó las siguientes sanciones y multas tras finalizada la fecha 5 del Campeonato Nacional de la Primera División.

A los jugadores Sadier Camacho del Club Sport Cartaginés, Víctor Murillo de Guadalupe FC y Pablo Antonio Gabas de la Liga Deportiva Alajuelense, se les multó con ₡75.000 y un partido de suspensión, por recibir dos tarjetas amarillas en un mismo encuentro, de acuerdo con el artículo 32 del Reglamento Disciplinario del Fútbol de la Primera División.

Al equipo Cartaginés se multó con cien mil colones por permitir el ingreso de la barra organizada de la Liga Deportiva Alajuelense al estadio con objetos no permitidos (bengalas), de conformidad con el artículo 52 del Reglamento Disciplinario del Fútbol de la Primera División.

Además, se le impuso una amonestación económica de doscientos mil colones por recibir 5 o más medidas disciplinarias por parte del cuerpo arbitral por tercera vez durante una misma temporada de acuerdo con los artículos 5 y 39 del Reglamento Disciplinario.

Esta misma multa de 200 mil colones recibieron el Municipal de Liberia, club Liga Deportiva Alajuelense y Guadalupe FC por recibir 5 o más medidas disciplinarias por tercera, cuarta y quinta vez en la misma temporada, respectivamente.

Otra multa que recibió el Cartaginés fue para Martín Arriola con 75 mil colones y un partido de suspensión por permanecer en zonas restringidas una vez expulsado, de conformidad con el artículo 34 inciso 4 del Reglamento Disciplinario del Fútbol de la Primera División. Arriola fue expulsado del encuentro y continuó girando instrucciones desde la grada.

Al Municipal Liberia y a Limón FC se les impuso una multa de cincuenta mil colones por el ingreso tardío al terreno de juego y de esta manera retardar el inicio del encuentro de conformidad con lo establecido en el artículo 31 del Reglamento Disciplinario del Fútbol de la Primera División.