Seúl, Corea. Con la incorporación del último grupo de jugadores, la Selección de Costa Rica realizó su primer entrenamiento con el equipo completo en la localidad de Seúl, Corea, a dos días de enfrentar su primer partido amistoso en la gira asiática.

La cancha anexa al estadio Goyang es el campo en el que han trabajado los seleccionados que dirige, de manera interina, el estratega de la nacional Rónald González, en los que sobresalen 14 rostros nuevos.

“Hay muchas caras nuevas, pero si se analiza detenidamente no lo son porque casi todos han estado en procesos de selecciones menores y definitivamente eso ayuda, ya saben lo que es enfrentar un partido internacional, sea amistoso, eliminatorio o de mundial y lo que se quiere de ellos en cada juego”, aseveró el asistente de la Tricolor, Luis Marín.

El asistente señaló que, al contar con tan pocos días de preparación, están haciendo mucho énfasis en charlas técnicas y análisis de vídeos.

“Aprovecharemos las dos prácticas que tendremos para afianzar lo que se quiere desarrollar en cada partido. Buscaremos implementar el sistema de juego que Rónald quiere, muy diferente a lo hecho en Rusia, por lo que estamos trabajando con mucha charla y análisis de vídeos para que, el poco trabajo que tenemos en cancha, aprovecharlo al máximo”, acotó Marín.

Por su parte, el lateral derecho Cristian Gamboa adelantó que ante los coreanos se verá otra versión de la Selección, un estilo de juego muy diferente a lo mostrado en la pasada Copa del Mundo.

“En Rusia jugamos línea de 5 y ahora utilizaremos línea de 4, un sistema que conocemos y que no nos será difícil de adaptarnos”, dijo Gamboa, quien además añadió que él junto a otros jugadores conocen a González, ya que estuvieron durante el proceso para el Mundial Sub 20 de Egipto 2009, y ese es un aspecto que facilita las cosas al conocer su forma de trabajo.

Una de las nuevas figuras de la Tricolor es el atacante Mayron George, quien junto al resto de los jóvenes se traza como objetivo comenzar a abrirse camino en el equipo mayor.

“Ser tomado en cuenta en la Selección siempre es importante, hace cuatro años estuve con el equipo y desde entonces me he mantenido trabajando fuerte pensando en regresar”, comentó el delantero, quien aseguró que llega con la convicción de aportar grandes cosas al equipo patrio.

Dejando de lado el desgastante viaje y la adaptación a la diferencia horaria, los seleccionados aseguraron que disputar el primer partido, aunque sea amistoso, de un nuevo proceso les genera presión y una gran responsabilidad.

“Empezamos de cero y queremos seguir creciendo, luchando desde el principio para ir forjando el camino al próximo Mundial, Catar 2022”, puntualizó Gamboa.

La combinación entre experiencia y juventud en el once estelar que enfrentará este viernes a los coreanos será una realidad, esto como parte de ese cambio e incorporación de nuevos jugadores al equipo de todos.

Costa Rica realizará su último entrenamiento la noche de este jueves (7 p.m. hora de Corea) con el reconocimiento oficial del terreno de juego, práctica con la que cierran su preparación de cara al duelo del próximo viernes.