Tres partidos de suspensión y una multa de 125.000 colones recibió de castigo el jugador de Pérez Zeledón, Luis Carlos Barrantes debido a la expulsión que tuvo en el final del juego entre los Guerreros del Sur y Liga Deportiva Alajuelense.

El futbolista vio la tarjeta roja tras una entrada fuerte sobre el lateral izquierdo manudo Cristopher Meneses. El Tribunal Disciplinario de la Federación Costarricense de Fútbol (FEDEFUTBOL) dio a conocer esta sanción y otras más después de la jornada 13 del torneo de Apertura de la Primera División.

“Por patear en el pecho a un adversario sin estar en disputa el balón, según el artículo 35 inciso 3 del Reglamento Disciplinario de la Primera División”, se lee en el documento.

Además, el equipo generaleño fue multado con 100 mil colones y recibió el veto del estadio “Cuty” Monge por la siguiente fecha de local “por lanzamiento de objetos (piedras y botellas) y por el impacto de uno de estos a uno de los árbitros asistentes del encuentro, de conformidad con el artículo 62 inciso 3”.

De ese mismo juego también se suspendió al jugador rojinegro Luis Garrido por acumular su quinta tarjeta amarilla en el torneo. El hondureño deberá cancelar 75.000 y será suspendido con un partido, según lo establece el artículo 33. Este mismo castigo recibió el jugador de Grecia Kevin Fajardo, quien también vio la quinta amarilla en el torneo.

Por otro lado, los equipos de Limón y Santos de Guápiles fueron multados con 75 y 50 mil colones, respectivamente, por retrasar el inicio del segundo tiempo (Limón por segunda vez en el campeonato), según el artículo 31 inciso 1.

Otro de los equipos multados fue la UCR, el cual deberá pagar un monto de 200.000 debido a que cinco personas diferentes del club recibieron medidas disciplinarias por parte del cuerpo arbitral por tercera ocasión en el campeonato, de conformidad con el artículo 39.

Una de esas medidas fue precisamente en esta fecha con la sanción que recibió Óscar Navarrete, entrenador de porteros del equipo universitario, quien deberá pagar 75 mil colones y purgar un partido de suspensión por reclamar una decisión arbitral de manera airada, según el artículo 34 inciso 1.

El mismo caso de la Universidad de Costa Rica se repitió en esta fecha con el Herediano, pero con la diferencia de la multa, ya que los florenses deberán cancelar 150 mil colones por las medidas disciplinarias que recibieron cinco personas diferentes del club, pero por segunda ocasión en el campeonato.

Precisamente, otro de los sancionados en esta fecha también fue el entrenador de porteros de los heredianos Miguel Segura, quien deberá pagar los 75 mil colones de multa y purgar un partido de suspensión por desaprobar una decisión arbitral de manera airada.