New Jersey, Estados Unidos. Pocos conocen su timbre de voz, pero su espíritu guerrero y de entrega es su carta de presentación dentro del terreno de juego. Así es Allan Cruz, el mediocampista que, en tan sólo dos meses, se está abriendo un espacio en el once estelar de la selección mayor de Costa Rica.

Tímido, así se describe él mismo, un joven de tan sólo 22 años y oriundo de Villarreal de Santa Cruz Guanacaste, que con pocas palabras resume su presencia en la Tricolor como un regalo de Dios y del cual no piensa desperdiciar.

Pese a solamente tener en su recorrido por selecciones nacionales, la participación en el inicio del proceso olímpico rumbo a los Juegos de Río de Janeiro 2016, Cruz ha llamado la atención del cuerpo técnico lo que le ha permitido meterse entre los jóvenes que empiezan el camino rumbo a Catar 2022.

Allan Cruz, quien nos confesó que todos sus logros son dedicados a su madre, nos habló sobre sus vivencias en el equipo patrio, cómo lo han recibido los jugadores de mayor experiencia, así cómo su aporte dentro del terreno de juego.

¿Cómo toma el reto de ser parte del grupo selecto de la selección?
Es un grupo muy bueno en el que cuesta entrar, pero aún más difícil es mantenerse, por eso cada día trabajo para mejorar. Estoy agradecido con Dios, con el Rónald (director técnico) por confiar en mí, seguiré trabajando fuerte y con humildad para mantenerme.

¿Qué ha aprendido de los experimentados, como lo es su compañero de habitación Oscar Duarte?
Me ha dicho que tome las cosas con calma. Es un proceso que venimos empezando siempre pensando en el futuro y que poco a poco voy a seguir aprendiendo y madurando como jugador.

A pesar de ser tímido, ¿En el terreno de juego lo deja de lado para convertirse en ese guerrero en el medio campo?
Quienes me conocen saben que soy tímido a la hora de hablar, pero en la cancha trato de hacer las cosas bien, de ser maduro, de correr y dar mi mejor esfuerzo, ahí dejo mi timidez de lado.

¿Es de los que le gusta mantenerse en silencio para escuchar y aprender de los demás?
Compartir la habitación con jugadores de experiencia es un privilegio y una bendición, porque a nosotros los jóvenes como Jimmy, Randall, Jeylon, nos ayuda mucho para aprender de ellos.

¿Cómo asumió la posición de Celso Borges, uno de los referentes de la Tricolor?
Estar en la Sele es una responsabilidad, y más ahora que me toca a mí asumir la posición de Celso, un referente en la selección, pero por dicha me he acoplado bien con (David) Guzmán, me ha aconsejado y siento que lo hemos hecho bien.

¿Cómo vivió el partido con México?
Estaba ansioso con ganas de jugar, de hacer las cosas bien. Guzmán me decía que lo tomara con calma que la primera jugada que la tuviera lista y que la hiciera fácil y así poco a poco fui tomando confianza
El cuerpo técnico me dijo que hice muy bien mi trabajo que era subir, bajar y pedir más la bola, pero por dicha creo que los compañeros que entraron también lo hicieron bien.

¿Alguna vez soñó con ser parte de la Selección Mayor?
Claro que sí, desde niño ese fue mi sueño y para mí es un orgullo. Ahora anhelo mantenerme en este proceso rumbo a Catar, por eso me debo mantener trabajando fuerte con mi equipo, haciendo las cosas bien, para seguir siendo tomado en cuenta

¿Cómo vio la incorporación de los jóvenes durante el partido de México?
Es un privilegio estar con jugadores como Keylor, Duarte, Giancarlo y Bryan en la cancha. Para los que tuvimos la oportunidad, como Jeylon, Jimmy, Randall, aunque sean 10 minutos que uno entre debe demostrar las ganas que tenemos para estar ahí.