El experimentado árbitro Pedro Navarro será el encargado de dirigir el juego de vuelta de la Gran final del Torneo de Apertura de la Primera División. Así lo determinó la Comisión de Arbitraje de la Federación Costarricense de Fútbol.

El referí estará acompañado de los asistentes, Octavio Jara y Ricardo Martínez, así como por Cristian Rodríguez, quien será el secretario arbitral de este juego, que se realizará el próximo domingo 23 de diciembre a las 4 p.m. en el estadio Ricardo Saprissa Aymá.

Tras cinco años de estar lejos de esta instancia, Navarro vuelve a una final, pero esta vez como el árbitro central, ya que en el 2013 lo había hecho como cuarto árbitro en la final del torneo de verano entre el Herediano y el Cartaginés.

“Es un sentimiento muy bonito el que vivo al saber que seré el árbitro de la final, es un regalo de Navidad anticipado que lo tomo con mucha responsabilidad, seriedad y entusiasmo. Es algo que había esperado mucho. Ha sido un torneo muy difícil para el gremio, por lo que espero cerrarlo bien”, dijo Navarro.

El referí estuvo presente en 8 juegos como árbitro y tres como secretario arbitral en este torneo.

“Hace dos meses no me imaginaba ser el juez de la final, pero en estos últimos juegos si, gracias a Dios nos fue muy bien y esto es un premio a la disciplina, perseverancia y constancia que hemos tenido. Estar en una final es algo por lo que todos los equipos trabajan y los árbitros también lo hacemos” añadió el oriundo de Cartago.

Navarro tiene 40 años, vive en El Tejar del Guarco, es profesor en la Universidad de Costa Rica, estudió Negocios con énfasis en Contabilidad Pública y cursa la carrera de Derecho. Además, antes de iniciar en el arbitraje fue jugador en Segunda División con los equipos de Turrialba y Paraiso.

El silbatero expresó que esta final la vivirá con mucha emoción y que ya cuenta las horas para estar dando el pitazo inicial.

“Vamos a sacar la tarea, vamos a hacer lo humanamente posible para sacarla lo mejor posible. Estoy tranquilo, vamos a esperar a que sea el domingo por la tarde para estar en la cancha y que la adrenalina llegue cuando esté ahí”, concluyó.