Convencido de que llegar no es fácil y mucho menos mantenerse, pero que es posible si se trabaja con constancia, esa mentalidad hizo volver a la selección nacional al defensa Waylon Francis, quien tenía más de 3 años de no ser convocado.

Una llamada telefónica que por tanto tiempo anhelaba recibir fue como le recibió el lateral izquierdo la convocatoria del director técnico Gustavo Matosas, para iniciar con en este nuevo proceso que arrancó el pasado 7 de enero, desde entonces se le ve al jugador dándolo todo por demostrarle al cuerpo técnico que puede aportar a la Tricolor.

“Tomé el llamado a la selección con mucho optimismo de ser parte de nuevo de esta familia, y con mucha paciencia sabiendo que el proceso es largo y hay que adaptarse a lo que el profesor quiere. Siempre fue mi anhelo volver, he buscado ser un triunfador a nivel personal y colectivo, ser más constante en La Sele”, dijo Francis.

El jugador del Seattle Sounders FC comentó que, pese a que vuelve en un grupo que es muy joven, sabe que la competencia es difícil, misma situación que vivió cuando inició la ruta para el Mundial de la FIFA, Brasil 2014.

“El profe me ha pedido que tome decisiones dentro de la cancha y que juegue con mayor intensidad. Ya tengo experiencia en el camino a un mundial, aquí la competencia no cambia, siempre es buena y con grandes jugadores, uno se acostumbra a esa presión y espero poder demostrar lo mejor de mí”, añadió el legionario.

Francis es recordado por hacer famosa la frase “llore conmigo papi”, al usarla en un momento emotivo junto a José Miguel Cubero, tras la clasificación a los cuartos de final en el Mundial Brasil 2014.

El último llamado que recibió el defensor fue el 5 de setiembre del 2015, para el partido amistoso que disputó la Tricolor ante Brasil en la ciudad estadounidense de New Jersey.

“Todo jugador se prepara y trabaja para estar en la selección, siempre anhelaba con volver y tener otro chance, ahora lo tengo y voy a aprovecharlo. Los entrenamientos han estado muy intensos y físicos para que todos retomemos ritmo. Todos empezamos aquí de cero”, concluyó.