El presidente de la Federación Costarricense de Fútbol, Rodolfo Villalobos y el de la Liga de Primera División (UNAFUT), Julián Solano, se reunieron este jueves con los presidentes de los clubes de la máxima categoría para presentarles las Normas y Reglamento de competición, así como el Reglamento Disciplinario, para el arranque del torneo de apertura 2019.

“Hay satisfacción completa después de la reunión donde estamos en la misma línea de ir mejorando nuestro torneo. Dimos a conocer algunos detalles de la aprobación y desaprobación de algunos puntos del reglamento”, dijo el federativo.

Por su parte, el jerarca de la UNAFUT comentó que dentro de todo el tema de la discriminación y racismo será un tema en el que tendrán cero tolerancia. “Fue una conversación amena y se llegó a un acuerdo dentro de las normativas existentes que tenemos. Queremos que se resalte el tema de la discriminación y racismo no tendremos tolerancia, vienen sanciones fuertes”.

Dentro de los puntos que se dieron a conocer fueron, tras la aprobación del Comité Ejecutivo, los siguientes:

Se determinó que se mantengan los cuatro extranjeros por equipo y que haya un Sub 21 extranjero, que puede ingresar en el mismo partido pero por un mismo jugador foráneo. No podrán haber más de cuatro en el campo.

Además se puso un transitorio sobre este tema, que decide que para la temporada 2020-2021 cada equipo podrá tener un máximo de tres extranjeros, independientemente de la edad.

Se acordó mantener la norma de que un entrenador puede dirigir a varios equipos en un mismo torneo.

También que los equipos pueden programar sus partidos entre semana a la hora que lo deseen a partir de las 15:00 hrs.

Entre los principales acuerdos está la implementación del protocolo contra discriminación y racismo en los estadios, que se divide en tres fases.

  1. Ante cualquier acto de discriminación o racismo el árbitro se comunicará con el encargado de sonido para que informe a los aficionados presentes de que deben cesar en ese comportamiento.

  2. Si continua se suspenderá el partido y los oficiales del partido y los equipos se retiran al camerino por al menos 10 minutos.

  3. De no cesar, se suspenderá por completo el juego, el equipo perderá los tres puntos, se vetará el estadio y tendrá una sanción económica.