El Tribunal Disciplinario de la Federación Costarricense de Fútbol (FEDEFUTBOL) dio a conocer las sanciones a jugadores y equipos, tras disputarse la tercera fecha del Campeonato Nacional de la Primera División.

Se sancionó al jugador Orlando Galo del Club Sport Herediano con tres partidos de suspensión y una multa de 175 mil colones por utilizar lenguaje ofensivo e insultante en contra del árbitro del encuentro, esto de conformidad con el artículo 38 inciso 1 del Reglamento Disciplinario del Fútbol de la Primera División.
También el equipo herediano deberá pagar una multa de 100 mil colones, debido a que 5 personas del club recibieron sanciones arbitrales (amonestaciones y/o expulsiones) incurriendo en una conducta incorrecta.

En la Liga Deportiva Alajuelense se sancionó al preparador físico Juan Carlos Herrera con un partido de suspensión y una multa de 75 mil colones por lanzar el balón al terreno de juego, esto de conformidad con el artículo 36 inciso 5.

Los manudos deberán pagar una multa de 50 mil colones por retrasar el inicio del encuentro por primera vez en la temporada, además de 100 mil colones por el lanzamiento de objetos (que por sus características se consideren como no peligrosos, al ser una botella con agua) por parte del público, impactando a un oficial de seguridad privada, de conformidad con el artículo 72 inciso 1.

El jugador Aaron Cruz Esquivel del Deportivo Saprissa deberá purgar dos partidos y pagar una multa de 75 mil colones por evitar una oportunidad manifiesta de gol, esto de conformidad con lo establecido en los artículos 14 inciso 2 y 36 inciso 3 del Reglamento Disciplinario del Fútbol de la Primera División.

Los jugadores Eder Nelson Martin de limón FC y William Fernández González de Jicaral Sercoba fueron amonestados con un partido de suspensión y una multa de 75 mil colones cada uno por recibir una segunda tarjeta amarilla en un mismo encuentro.

Por último se sancionó al Club La U-Universitarios con una multa de 100 mil colones al incurrir en conducta incorrecta por primera vez en el campeonato, debido a que cinco personas recibieron amonestaciones y/o expulsiones por parte del árbitro.