Un partido cerrado, de ida y vuelta, con una propuesta de buen fútbol, así esperan los integrantes de la selección de Costa Rica el duelo ante Uruguay, un equipo que desde el Mundial de Brasil 2014 dejó de ser para la Tricolor contrincante más.

“Difícil”, es el mejor término que han encontrado los seleccionados para describir el duelo ante los charrúas, un partido que poco a poco va calentado el ambiente dentro del camerino de la nacional.

“Tenemos claro que va a ser un partido difícil, pero estamos en casa y queremos hacer valer eso. Va a ser un fogueo lindo para nosotros, tenemos un equipo de alto nivel que dará la pelea de principio a fin ante una selección de gran calibre”, dijo el mediocampista Allan Cruz.

Por su parte, el defensor Francisco Calvo indicó que los uruguayos son un rival que conocen muy bien y tienen claro que el nivel de los jugadores que enfrentarán le ayudará a la Tricolor en la preparación de cara a la Liga de Naciones.

“Un encuentro como el del próximo viernes nos servirá, no solo para el roce internacional y las horas fútbol que requerimos, sino para medir muchos conceptos que necesitamos ir perfeccionando de cara a los torneos oficiales que en el próximo mes tendremos”, acotó Calvo.

La selección de Costa Rica entrenó este martes con la mayoría de sus jugadores, debido a que de los 23 convocados solamente faltó el guardameta del Paris Saint-Germain Keylor Navas, quien este mismo martes, en horas de la tarde, arribó a territorio nacional, para mañana ponerse a disposición del estratega Gustavo Matosas.

Se tiene programado que La Sele entrene este miércoles en el estadio Nacional, a partir de las 5 p.m. y cerrarán la preparación el jueves, en el estadio, a partir de las 7 p.m.

Costa Rica y Uruguay se medirán el viernes 6 de setiembre, a partir de las 8 p.m.