La Primera División y la Liga de Ascenso se suspenden de manera inmediata, luego de una petición hecha por la Federación Costarricense de Fútbol (Fedefútbol) ante las autoridades del Gobierno.

Así se acordó este martes por la mañana tras una reunión en la que participaron el Presidente de la Fedefutbol, Rodolfo Villalobos, los Ministros Hernán Solano (Deportes) y Daniel Salas (Salud), un asesor del Presidente de la República Carlos Alvarado y el presidente de la UNAFUT Julián Solano.

El encuentro se realizó en Casa Presidencial y, tras presentar una serie de puntos importantes que respaldaban la necesidad de detener el fútbol nacional, aunque exista la autorización de jugarlo a puerta cerrada, las autoridades gubernamentales acogieron la petición de la Federación de Fútbol.

“No podemos seguir obviando los mensajes directos que, desde hace varios días, vienen dándonos jugadores, cuerpos técnicos de los equipos, así como los miembros del panel arbitral, por eso hoy nos dirigimos a Casa Presidencia para ser su voz ante el Gobierno y pedirles que oficialmente suspendan el fútbol”, dijo el presidente de la Fedefútbol.

Rodolfo Villalobos comentó que con la apertura a la reunión se logró exponer los escenarios a los que están expuestos todos los actores del fútbol, de ahí la decisión del ministro de acatar la petición y suspender el fútbol costarricense.

“El ministro hizo un análisis integral de la situación, valorando el tema de las instalaciones, la cantidad de gente involucrada en cada partido y donde evidentemente se podía ver afectada, no solo la salud de los que estuvieran en el encuentro, sino también las familias de los actores”, aseguró Villalobos.

El presidente de la Fedefútbol añadió que se crearán puentes con el ministerio de deportes y diferentes instituciones para poder mitigar el impacto económico que puedan tener los diferentes clubes de la Primera División, la Liga de Ascenso y el Fútbol Femenino.

Así las cosas, el campeonato nacional de la Primera División y la Liga de Ascenso quedan suspendidos de manera inmediata hasta que las autoridades sanitarias hagan un levantamiento de la prohibición y se pueda garantizar la salud de todos los involucrados en el fútbol nacional.