Nueva York es la ciudad más afectada en Estados Unidos por el coronavirus Covid-19. El seleccionado nacional y jugador del New York City de la MLS, Rónald Matarrita, relató cómo vive los días en un lugar donde predomina la tensión.

El lateral señaló que son días muy diferentes, pero que su equipo los ha ayudado con las herramientas necesarias para mantener la parte física. Además, toma todas las precauciones del caso y sale lo mínimo de su casa; solo para comprar comida.

“Estoy muy bien de salud y me he manejado en un muy buen protocolo de salud ya que el equipo ha tomado las medidas necesarias para mantenernos al margen de este virus. Incluso nos han dado implementos deportivos para hacer actividad física en casa”, contó Matarrita.

Según datos de la Johns Hopkins University, actualizado la mañana de este lunes, Nueva York contabiliza 35 mil casos de coronavirus y 776 muertes. Las autoridades de este país aún no dictan cuarentena total y de paso, trabajan en colocar hospitales móviles en Central Park.

“Obviamente no es lo mismo (entrenar así) y preferiríamos estar dentro de una cancha de fútbol, pero dadas las circunstancias no es lo más conveniente en este momento”, añadió el futbolista de 25 años.

El parón no es sencillo para ningún futbolista. Matarrita explicó que tuvo una larga pretemporada y luego enfrentó -junto a su equipo- la Liga de Campeones de CONCACAF (tres juegos) y el arranque de temporada en la MLS (dos encuentros).

“Nos afecta como futbolistas, pues traíamos una fuerte base de trabajo, con una pretemporada extensa de casi mes y medio y ya el campeonato había iniciado. Es un parón importante que hay que estar mentalizados en que pronto pasará esto y se puede recuperar el tiempo perdido”, comentó.

Sin duda es un ambiente sombrío el que viven los habitantes de Nueva York por estos días, y Matarrita así lo reconoce. Trata de salir lo mínimo, de hecho, solo supermercados y farmacias están abiertas. También se mantiene en constante comunicación con sus allegados en Costa Rica, al estar en una ciudad tan expuesta al virus.

El futbolista es uno más de los legionarios costarricenses que atraviesan esta crisis mundial fuera del país. “Confiamos que pronto todo pase, bendiciones a todos en Costa Rica”, finalizó Matarrita.