Lejos del país, pero con el calor de la familia. Así vive Giancarlo González la crisis por el Covid-19 en Los Ángeles, Estados Unidos. El defensor saca lo positivo en medio de un complicado panorama que atraviesa el mundo.

El jugador de Los Ángeles Galaxy contó que los días de quedarse en casa han sido particulares para él pues su esposa Melissa recientemente dio a luz al segundo hijo de la pareja. El pequeño Gianluca se ha convertido en un motivo único para hacerle frente a estos días.

“En estos días de pandemia mi esposa estaba por dar a luz y debimos tener mucha precaución a la hora de ir al hospital ese día, hasta nos dejaron 2 días más después de que nació para prevenir. La atención fue buenísima”, contó Giancarlo.

“Ahora me ha tocado cambiar pañales estos días, hacerle la ducha a mi hijo. Estar con él y con mi hijo mayor (Giolle) y compartiendo en familia, con juegos de mesa, en sí, aprovechando el tiempo al máximo todos juntos”, señaló el defensor.

Precisamente este periodo de quedarse en casa ha dejado enseñanza en cada ser humano. Y Giancarlo no es la excepción, asegura que la crisis con este virus ha sido un golpe de realidad para todos.

“Todo tiene su parte positiva y lo bueno de este virus es que nos estamos dando cuenta que vivíamos una vida muy acelerada con viajes, trabajo, viajes y más trabajo, y no dábamos ese tiempo de calidad a la familia. Esos pequeños detalles al final son los que llenan al ser humano”, comentó.

Al igual que otros legionarios que militan en la MLS, el seleccionado nacional tiene poco más de un mes de entrenar en casa con las disposiciones del club. Eso sí, Giancarlo tiene muy claro que al jugador le hace mucha falta el compartir en grupo en una cancha.

“Por el momento estamos atendiendo todas las medidas y cuidados para ir al supermercado, con guantes, mascarilla y cuando se regresa, bañarse, para proteger a mi familia de este virus que es tan contagioso y se ha expandido tanto en Los Ángeles. Es vital estar el mayor tiempo que se pueda en casa”, indicó González.

Según el departamento de Salud Pública de Los Ángeles, el total de casos confirmados en el condado es de 17 508 y las muertes alcanzaron la cifra de 797 el pasado jueves 23 de abril.