Dar seguimiento a los juveniles con sus respectivos equipos, cerciorarse de que cumplan con el trabajo físico, técnico y táctico asignado, y velar porque además realicen los ejercicios de agilidad y musculación, son parte de las labores que Vladimir Quesada ha hecho como técnico al mando de selección sub 20 desde el cese de actividades.

A pesar del poco tiempo que este flamante técnico tiene al mando de la escuadra juvenil y el año atípico que enfrenta, Vladimir Quesada confía en su enfoque, el cual busca la compenetración de los futbolistas que están preseleccionados de cara a la eliminatoria mundialista del área, que aún se mantiene en pie.

“Para nadie es un secreto que hemos tenido poco tiempo de trabajo con los muchachos; sin embargo, rescato los dos partidos amistosos contra Honduras, me permiten estar tranquilo con el material que tenemos. De las cosas positivas que resalto, está el trabajo de fiscalización en la parte física que hemos realizado con los muchachos y que les permite mantener su forma deportiva”, señaló Quesada.

Vladimir añadió que “en las últimas semanas hemos enviado a los jugadores algunas informaciones con respecto a las posiciones, roles de trabajo sobre el terreno de juego y vídeos que tienen que ver con entrenamientos, partidos de fogueos realizados, e información sobre los últimos mundiales a nivel de divisiones menores: Campeonato Mundial U20 en Polonia 2019 y Campeonato Mundial U 17 en Brasil 2019”.

Ante la situación imprevisible que enfrentan todos los torneos de fútbol a nivel mundial, Quesada es claro en que lo que más le ocupa es poder trabajar lo táctico, tanto por líneas como de manera grupal.

“Lo más importante de todo es la parte de conjunto, el fútbol es asociación, y esperamos el visto bueno de las autoridades para trabajar con alguna parte, o todo el grupo de jóvenes. Ya la parte física la estamos trabajando, ahora en conjunto con el preparador físico, José Sánchez, y el resto del cuerpo técnico, trabajamos para adaptar a eso lo táctico”, agregó.

Para el técnico U20 volver al fútbol apenas sea conveniente y explotar el juego con minutos en cancha, hará la diferencia en una pronta recuperación del nivel competitivo.

“¿Qué necesitamos? Mucho fútbol, esperamos que la situación y el calendario nacional nos lo permitan, pero la idea es hacer fútbol contra los equipos de la Primera División. Queremos que ellos sean nuestros fogueos y que mis muchachos hagan la mayor cantidad de minutos posible”, comentó Quesada.

Sobre la competencia venidera, el timonel juvenil estudia de cerca a los rivales de la Tricolor –Estados Unidos, Jamaica y San Cristóbal y Nieves- quienes, según Quesada, tampoco han tenido mayor chance para preparase.

“Hemos logrado alguna información por medio de Gabriel Villalobos, especialista en vídeos de la Fedefútbol. Seguimos de cerca al seleccionado sub 17 de los Estados Unidos y de Jamaica presentes en el último clasificatorio y Mundial 2019, ya que esos jugadores serán la base de estos equipos durante el clasificatorio que se realizará en Honduras. Bermudas, Panamá y algunos otros de las islas han sido parte de los combinados que también hemos estudiado y así no llegar a ciegas al premundial”, resaltó Vladimir Quesada.

Satisfecho con la materia prima que posee con la Tricolor Sub 20, donde la mayoría de futbolistas tienen experiencia y destacan en sus equipos, Quesada no cierra la posibilidad de hacer más visorias para una preselección de por lo menos 38 futbolistas, conservando la base que dejó el técnico anterior, Harold Wallace, quien con este mismo equipo se coronó campeón de Uncaf el año anterior.