El Real Club Deportivo La Coruña, será la nueva casa de la defensora costarricense, Stephanie Blanco, seleccionada nacional de 19 años, que nació en Amubri de Talamanca.

Esta zaguera a la que el liderazgo le corre por las venas, se convirtió en el segundo fichaje de éste club del viejo continente para la temporada 2020-2021 y ahora, le hará compañía a la también costarricense y portera, Noelia Bermúdez, quien estampó su firma con el “El Dépor” semanas atrás.

“Stephanie Blanco, es una persona orgullosa de ser indígena y nunca se rinde”.

Tras su buen paso por el fútbol nacional, procesos en selecciones menores y su debut con la Selección Mayor Femenina en el 2019 para los Juegos Panamericanos, donde de paso se adjudicó la medalla de bronce; sin duda alguna, la oportunidad de su primera experiencia internacional llegó para “La Beba” como la conocen, producto de su esfuerzo, valentía y disciplina.

Esta zaguera, que hoy es la capitana del combinado Sub20 femenino de nuestro país, recuerda sus inicios con el fútbol por enseñanza de su madre, doña Noemy Blanco; fue ella  quién le enseñó a Stephanie a patear un balón pues ambas jugaban con el equipo de Veteranas de Talamanca, cuando Blanco apenas tenía 13 años.

“La prueba más grande en la búsqueda por convertirme en jugadora profesional fue, dejar mi pueblo muy joven y privarme de crecer al lado de mi mamá y tres hermanos. Toda la vida he jugado al fútbol, lo traigo en la sangre. Mi mamá me enseñó lo que perfeccioné con el tiempo, sin duda es a quién más admiro es a mi madre”, dijo Blanco.

“Salí de mi casa muy pequeña, con tan solo 13 años. Al principio sentí mucho temor, porque casi no conocía San José. Recuerdo que mi viaje en el fútbol empezó gracias a una visoria que hizo el Saprissa, me vine a San José a entrenar, luego me vieron en la Selección Nacional Sub 15 y desde ahí, mi vida cambio por completo”, añadió Blanco.

“Del fruto de tanto sacrificio, algún día llegaría la recompensa”.

El liderazgo, la buena técnica, la disciplina y seguridad defensiva de esta talamanqueña, lo han disfrutado equipos como: Arenal de Coronado, Coronado Fútbol Femenino, conjunto con el cuál ascendió a la Primera División de la Liga Femenina de Fútbol, la Liga Deportiva Alajuelense y hoy, El Deportivo La Coruña.

Pero sin lugar a dudas, la camiseta que más ha custodiado con alma, vida y corazón desde hace más de cuatro años, ha sido la de La Tricolor en las categorías: U15, U17, U20 y Mayor.

“El fichaje con “El Dépor” llegó a mí, cómo un sueño hecho realidad, me invaden un montón de sentimientos, pero la emoción de convertirme en legionaria ya no es una ilusión, es una realidad. Luego de mi paso por muchos clubes en Costa Rica que agradezco y respeto, ahora irme a España significa aumentar mi experiencia, la cual, pondré a disposición de las selecciones nacionales, más en un año tan importante para nosotros como anfitrionas de la Copa Mundial Sub 20 de la FIFA”, añadió la joven defensora.

Atrás quedaron las mejengas con varones en la plaza de su comunidad, éste fichaje llena de gratitud y responsabilidad a ésta costarricense, quién, además, desea ser un ejemplo para las futuras generaciones de niñas que sueñan con alcanzar su profesión en el fútbol. Blanco quiere abrir camino para todas sus compañeras y por supuesto, dejar en alto el talento indígena de Costa Rica.

Stephanie Blanco Salazar, quién toma como modelo futbolístico a la gran Shirley Cruz, aún no tiene una fecha definida para su partida a suelo español, pero espera el momento con paz y tranquilidad… llena de  seguridad, ilusión y emoción.

Felicidades Stephanie.