La Federación Costarricense de Fútbol (Fedefútbol) consultó directamente con la International Football Association Board (IFAB) si el hecho de que un jugador escupa al terreno de juego o se suene la nariz en la reanudación del torneo, amerita sanción.

La IFAB es la asociación internacional encargada de modificar o aclarar dudas sobre las reglas del juego. Esta entidad, por medio de su director técnico, David Elleray, fue muy clara en señalar que escupir al suelo no está tipificado en las reglas de juego, por lo tanto, ningún árbitro puede mostrar tarjeta amarilla por este tipo de acciones.

Margarita Echeverría, Secretaria General de la Fedefútbol, recibió la respuesta este lunes y de inmediato la trasladó a la Comisión de Arbitraje y a la Unafut. En las reglas de juego la única forma de sancionar a un actor del juego que escupa, es cuando lo hace contra un adversario. En esa situación, se mostraría tarjeta roja.

“Nos explicaron que mostrar una tarjeta amarilla por esta situación, lo único que traería sería injusticias e inconsistencias porque es inevitable que esto ocurra en cualquier momento y en cualquier lado del campo de juego y el árbitro no lo va a poder ver”, señaló Echeverría.

“Los que reclamarían serían los otros jugadores o por medio de las tomas de televisión. Sería imposible que los árbitros puedan darse cuenta de cada una de esas acciones que sucedan. No es posible que un árbitro saque tarjeta amarilla porque un jugador escupa al terreno de juego o se suene la nariz”, agregó la Secretaria General.

Por su parte, Jeffrey Solís, coordinador arbitral de la Fedefútbol, señaló: «Con respecto al tema de si un jugador puede escupir al piso o sonarse la nariz, la Fedefútbol realizó la consulta directa a FIFA e IFAB. La respuesta dice que debe ser expulsado todo jugador que escupa a alguien, pero no está reglamentado escupir al piso, por lo tanto la tarjeta amarilla no procede».

La recomendación que da la IFAB a la organización de la Liga Promérica es que las medidas preventivas establecidas en el protocolo se deben dar fuera de la cancha y después del partido, pero nunca como una acción que amerite tarjeta amarilla en el transcurso del compromiso.

No obstante, más allá de que se pueda sancionar o no, los dirigentes del fútbol han insistido con los jugadores en que eviten escupir, para minimizar aún más cualquier situación de riesgo.