Ansiosas pero entregadas, cautelosas pero ilusionadas. Así se encuentran las seleccionadas sub 20, María Paula Salas, Priscilla Chinchilla y la capitana Stephanie Blanco, contando los días, desde que se confirmó la fecha oficial de la Copa Mundial Sub 20 Femenina de la FIFA que se desarrollará en Costa Rica y en Panamá, el próximo año.

Para estas tres guerreras juveniles, que representan a la Tricolor femenina en esta categoría, disputar un campeonato del mundo en suelo tico, ha sido un sueño y por lo que han trabajado desde que decidieron amarrarse los tacos y ponerse la camiseta de la Sele a muy temprana edad.

Para cualquier futbolista, asistir a un mundial representa el mayor anhelo, pero, vivirlo en casa, tiene muchos matices y colores distintos.

¿Quién no quiere jugar en un Mundial, y más aún, en la cancha de mi casa? Esto dijo la jugadora y líder en la zaga nacional femenina sub 20, Stephanie Blanco, cuando comentó lo que significa para ella estar presente en un campeonato del mundo, siendo Costa Rica uno de los anfitriones, y ya con fecha definida.

“Tener fecha, da seguridad. Más que nervios y ansiedad, siento emoción y responsabilidad, como jugadora me reto todos los días; incluso más ahora en estos tiempos donde todo ha cambiado tanto, desde que me enteré de la noticia de que nuestro hermoso país recibiría el magno evento del fútbol mundial en nuestra categoría, no he tenido tiempo para titubear.

Cada día me despierto con la convicción de ser mejor jugadora y estar a tono para así ser llamada y ser parte de las futbolistas que alzarán la mano para representar al país en este mundial”, aseguró Blanco, quién además admite que, nuestro país posee gran talento, por lo que la lucha para ganarse un puesto en el equipo del profesor Harold López no será sencilla.

Éste mismo criterio lo comparten las delanteras Priscilla Chinchilla y María Paula Salas, artilleras que colaboran en la parte ofensiva del combinado tricolor juvenil de manera regular.

“El paso extra que debemos dar, luego de saber que tenemos un mundial, lo vivimos a diario. Queremos hacer un buen papel, por eso no podemos quedarnos con lo “regular”, hay que dar un paso más, correr más, sudar más, pensar en positivo y así nos estamos preparando”, agregó la atacante nacional María Paula Salas.

Por su parte la joven espigada y explosiva en ataque, Priscilla Chinchilla, resaltó lo importante que es para nuestro país y para el fútbol femenino costarricense, el hecho de acoger a las grandes selecciones del mundo en la búsqueda por coronarse como la mejor de ellas.

“Será un evento que marcará el inicio de lo que esperamos sea un año muy productivo para el fútbol en general, en el 2021, todos los ojos del mundo estarán puestos en nuestro país, en su talento, y en lo hermoso que es.

Estoy segura de que, al igual que el pasado Mundial Sub 17 Femenino efectuado en el 2014 aquí, éste Sub 20, marcará también un nuevo rumbo en éste apasionante deporte”, destacó Chinchilla, quién, reconoció que dentro de las cosas que más las llenan de ilusión están, imaginarse el estadio lleno.

“Sabemos que tenemos que esperar aún un poco más de tiempo, para determinar si se permitirán los partidos de fútbol con público presente, sin embargo, eso no nos quita la ilusión de imaginarnos a todos los ticos abarrotando los estadios y apoyándonos. Esperamos compartir con ustedes nuestra felicidad y coraje en la cancha”, aseguró Chinchilla.

Con ganas del pitazo inicial mundialista, las ticas saben que el reto es grande, pero, la ilusión es mayor. Ellas, todo Costa Rica y Panamá los espera del 20 de enero al 6 de febrero del 2021.