Aunque aún no hay fecha definida para el regreso de las Selecciones Nacionales a entrenamientos, las canchas del Complejo Deportivo Fedefutbol-Plycem, se encuentran en excelentes condiciones, luego de poco más de dos meses del cese de actividades, producto del parón que sufrió el fútbol en Costa Rica y todo el mundo, a raíz del Covid-19.

Todo parece indicar que el descanso obligatorio sentó bien para las dos canchas naturales con medidas FIFA para partidos internacionales -105 metros de largo, por 68 metros de ancho-, con el que cuenta el recinto deportivo; éstas, más la del área de preparación de porteros y la cancha de césped sintético, son para los expertos, un lujo en el país.

José Paniagua, es precisamente quién se encarga de determinar las condiciones y necesidades de las gramillas del Complejo desde hace más de nueve años; él, tienen a cargo la supervisión y el mantenimiento de éstas, en un trabajo conjunto con los funcionarios del área de Mantenimiento de la Federación Costarricense de Fútbol (Fedefutbol).

Para este especialista en gramillas, dar soporte a cada uno de los terrenos de juego del Complejo es un trabajo de ensueño que se lleva a cabo a diario, ya que el uso que se les da a las mismas en temporada regular es muy alto, situación que logran controlar a través de una serie de prácticas de cuido ejecutadas de manera semanal y mensual.

“El parón sentó muy bien para el césped de las canchas. A veces es necesario un respiro, por el uso que se le da a las mismas, por la cantidad de Selecciones Nacionales que se mantienen entrenando aquí. Es bueno reconocer con doble mérito el excelente estado en el que se observan las canchas”, externó el experto.

Para mantenerlas en buen estado y garantizar que, el pique y el rodaje del balón sea preciso y constante, se realizan labores diarias como son los cortes verticales y la irrigación adecuada entre otros cuidados.

“En lo personal, la opinión de los y las futbolistas que utilizan las canchas, es fundamental. Eso aunado a todas las técnicas que existen como son los cortes, la nutrición, el control de plagas y hasta velar por el drenaje óptimo, será clave para que el pique y el rodaje del balón favorezcan la dinámica del fútbol que ejecutan nuestras Selecciones Nacionales en los terrenos de juego”, resaltó Paniagua.

Las dos canchas naturales, según lo confirmó Paniagua, cuentan con la categoría 3 de la FIFA, misma condición en la que se encuentran los terrenos de juego de los estadios Alejandro Morera Soto y la joya de la Sabana, el Estadio Nacional.

Estas instalaciones también serían tomadas en cuenta como canchas de entrenamiento para la Copa Mundial Femenina Sub20 del 20 de enero al 6 de febrero del 2021.