El volante de la Selección Mayor de Costa Rica Celso Borges volverá de nuevo a las canchas después de casi dos meses de suspensión de la Superliga de Turquía, a causa de la pandemia ocasionada por el coronavirus.

A puerta cerrada, y con extremas medidas de protección, el gobierno turco dio vía libre para que ruede el balón a partir de este fin de semana.

Tras conocer la noticia, el seleccionado nacional compartió su experiencia en este tipo de situaciones, ya que -previo a la suspensión del torneo- Borges jugó dos partidos sin aficionados con el Göztepe SK, equipo de este país euroasiático con el que milita desde el 2018.

Sin embargo, para el mediocampista de La Sele esto no es nada nuevo, ya que en el 2006 -precisamente en su debut con el Deportivo Saprissa- participó en el encuentro a puerta cerrada que el cuadro morado protagonizó ante el Real Estelí de Nicaragua, por el Torneo UNCAF.

“Esa experiencia de jugar a puerta cerrada es bastante extraña, pero será nuestra nueva normalidad. Es difícil no tener público y no sentir el cariño de la gente, pero bueno, será algo a lo que nos tengamos que adaptar. Es muy diferente, cuando jugué con Saprissa a puerta cerrada y los dos que he jugado acá, cuesta más, pero por el momento, y mientras vuelva el fútbol de manera convencional, el darle alegría a la gente hasta sus casas es bueno”, compartió el volante Tricolor.

En el reinicio del fútbol turco, Celso disputará de local un partido exigente contra el líder del certamen, el Trabzonspor, compromiso que se desarrollará éste viernes 12 de junio a las 12:00 m.d hora tica.

Aunque el volante tico asegura que el público en las gradas representa una bocanada de oxígeno e inyección de motivación, el hecho de reestablecer la competencia y hacerlo frente al líder significa un factor determinante para enfrentar con mucho más optimismo el regreso.

“Jugar contra el líder es motivante. Inclusive, les dio a los entrenamientos cierto condimento especial, porque estás esperando tanto tiempo para jugar que, hacerlo contra el que marcha primero, te llena de expectativa, más aún con la posibilidad de puntuar para optar por una plaza europea”, dijo Celso.

“El ambiente en los partidos lo da el público. Uno intenta hacer lo que puede para meter todavía más a la gente al partido, pero evidentemente cuando vas por el túnel y entrando a la cancha, escuchar el rugir de los aficionados es inevitablemente una inyección de adrenalina total”.

Con el pasar de las semanas el mundo del fútbol va encontrando la forma de regresar a la actividad tras el parón, por lo que buscar una adecuada preparación mental que se adecúe a esta realidad es parte del mismo proceso, según el jugador de la Selección Nacional.

“Todos tenemos nuestras propias maneras para concentrarse previo a un partido, y cómo llevar el desempeño al máximo nivel. En mi caso, cuento con un coach deportivo, hay quienes recurren más a sus familias, porque sin duda, ha sido una situación difícil de hacerle frente, nos hemos apoyado entre todos para seguir adelante. Lo bueno de estar en un deporte de equipo es que tienes el respaldo de muchísima gente”, concluyó el nacional.

Ante la luz verde para el regreso de la actividad, Celso Borges y demás jugadores que se desempeñan en esta Liga habían retomado los entrenamientos en las últimas semanas. El mundialista confirmó además que, para el reinicio, entrará en vigencia la regla que permite cinco cambios en cada equipo de acuerdo a la reglamentación aprobada por FIFA.