Bajo estrictos protocolos sanitarios y con la alegría de volver, este miércoles la selección sub-20 masculina, al mando del estratega Vladimir Quesada, reinició sus trabajos en el Complejo Fedefutbol-Plycem luego del parón de poco más de cuatro meses sufrido por la pandemia ocasionada por el Covid-19.

Con la mirada puesta en la eliminatoria mundialista de la Concacaf en esta categoría, los 21 jugadores convocados a La Sele juvenil concentran sus esfuerzos en un proceso de adaptación que les permita retomar el nivel requerido.

“Estamos muy felices de retomar, es un periodo de readaptación que nos complace. Volvimos bajo los protocolos estrictos sanitarios. Los jóvenes están entrenando en tres grupos de siete jugadores, se les realizan los test de diagnóstico con muestras de temperatura, lavados de manos y la desinfección necesaria. Sin duda somos afortunados por volver a lo que nos gusta, jugar fútbol”, explicó el timonel juvenil.

Los futbolistas que estarán trabajando hasta el próximo 31 de julio en este primer microciclo son conscientes de la oportunidad que el cuerpo técnico sub-20 les brinda, ya que para Quesada este reinicio de actividades representa una nueva oportunidad de observar a otros jóvenes talentos que han estado analizando y que han tenido poca regularidad.

“Esta primera lista la conforman nuevos jóvenes que hemos estado viendo en los diferentes torneos de Primera, Segunda, LINAFA y hasta Juegos Nacionales. Para ellos se abre la oportunidad de luchar por un puesto en el equipo titular que estará en la eliminatoria”, añadió Quesada.

Para el joven volante Álvaro Zamora la oportunidad de retomar actividades ha sido una gran noticia, teniendo muy clara la responsabilidad que implica ser tomado en cuenta y luchar por un puesto dentro del plantel tricolor.

“Estamos contentos de volver, agarrar ritmo y ver a los compañeros. Ahora nos toca trabajar y ganarse un cupo, los trabajos físicos han sido progresivos, extenuantes pero importantes, lo que queremos es retomar ritmo y jugar”.

El mismo sentimiento lo comparte el joven lateral Matthew Bolaños, quien resaltó además la importancia y el cumplimiento del protocolo sanitario empleado por la Federación Costarricense de Fútbol para el retorno en cancha.

“Estamos trabajando para lo que viene, concentrados, aunque estamos empezando otra vez, conscientes del día a día, vamos de a poco, pero siempre para adelante. En cuanto al protocolo, la Federación tiene muy buenas condiciones, nos mantienen seguros, activos e informados, eso nos protege a todos”, reafirmó Bolaños.

El combinado sub-20 trabajará para el arranque del torneo eliminatorio de la Concacaf que aún no cuenta con una fecha definida, ahí Costa Rica buscará una plaza a la Copa Mundial de esta categoría ante rivales como Estados Unidos, Jamaica y San Cristóbal y Nieves.