Las seleccionadas sub-20 se concentran para enfrentar un reto mayúsculo, un Mundial de Fútbol Femenino de la FIFA en casa, sin duda un desafío que implica años de esfuerzos, sacrificios y mucha dedicación.

Hoy, en este Día de la Madre, las futbolistas juveniles desean rendir homenaje a esa fuente de inspiración, a la llama más grande que enciende sus corazones dentro de la cancha, al impulso cuando las piernas pesan, a aquella fanática que se dice ser la número uno, a la persona que les dio la vida para hoy cumplir la meta de ser una seleccionada.

Madres que son pieza fundamental en el desarrollo de sus carreras como mujeres y profesionales del fútbol. Por un lado, tenemos a Fabiana Solano, guardameta nacional, y por otro a Verónica Prieto, volante del equipo patrio; a ellas no solo las une la pasión por el balón, sino que, además el profundo amor y agradecimiento que sienten hacia sus mamás.

“Para mí, mi mamá lo es todo, yo soy lo que soy por ella, gracias a sus sacrificios y apoyo hoy estoy aquí tratando de cumplir un sueño que es de ambas, poder estar en un Mundial Sub-20. Yo sé que ‘Elieth’ -como yo le digo a mi madre- está muy orgullosa de mí, algún día espero retribuirle todo lo que ella me ha dado, sé que algún día le diré: Elieth, ya no tiene que trabajar más, la voy a llevar por el mundo a pasear”, palabras de la joven volante Verónica Prieto.

La meta Fabiana Solano recuerda cómo su madre sigue muy de cerca cada uno de sus pasos en el fútbol.

“Recuerdo una vez que ganamos la UNCAF, el sentimiento de querer salir corriendo y abrazar a mi mamá es inexplicable. Fui rápidamente a las gradas, la busqué en medio de la multitud y la abracé como nunca, ese es uno de los recuerdos más hermosos que tengo con ella”.

En medio de la celebración particular de este año, en donde se tiene que priorizar el distanciamiento físico y permanecer resguardados en casa, también las homenajeadas no dejaron pasar la oportunidad para recordarles a sus hijas el porqué de cada uno de sus esfuerzos y sacrificios.

“Para mí es un orgullo que mi Verónica sea jugadora de Primera División, y forme parte de la Selección Sub-20 Femenina, es una felicidad inmensa y por eso, yo volvería a hacer cada uno de los sacrificios que he hecho, solo por verla hacer lo que le apasiona en la cancha”, comentó doña Elieth Viales.

Doña Priscilla Vargas es la guía fiel de la portera Fabiana Solano y aunque confiesa que cuando su hija le dijo que su deseo era ser portera se preocupó, nunca dudó de sus capacidades y nunca bajo los brazos para hoy verla triunfar. Así le dedica estas palabras a joven meta:

“Hija sabes que te amamos, tu papá y yo, y aunque crezcan y la vida y tu carrera te lleven lejos, siempre estaré para ti, abre tus alas, busca tu camino y persigue tus sueños, sueños que yo siempre voy a respaldar”.

¡Feliz Día de la Madre de parte de la Federación Costarricense de Fútbol!