La Selección Sub-20 femenina se topará en el Mundial con selecciones de gran nivel que no perdonarán un error en defensa. Es por eso que el combinado patrio trabaja en afinar detalles en esta línea del campo.

Este lunes las muchachas dirigidas por Harold López arrancaron la sétima semana de entrenamientos. En medio de un cielo encapotado y cubiertas por una llovizna, enfocaron sus movimientos en los achiques, coberturas y quiebre de la línea.

Valeria Del Campo, una de las capitanas y jugadoras con más experiencia del grupo, indicó que a cada sesión de trabajo hay que sacarle el máximo provecho, pues deben mejorar en la parte individual para así, aportarle al equipo.

“Son 7 semanas de trabajo y en cada una se ha trabajado un fundamento táctico distinto. Esta semana corresponde a todo el tema defensivo, achiques, coberturas y quiebre de línea. Hay que trabajar mucho esa parte con aportes individuales que suman a lo grupal”, comentó Del Campo.

“Todo suma, desde el pique en los entrenamientos. El nivel mundial es distinto al de acá. Con mucha mayor intensidad y choque, entonces esas son variables con las que nos tenemos que preparar para superar esos obstáculos”, añadió la defensora.

Del Campo ha participado en categorías menores y en la Mayor, por lo que aporta un grado de liderazgo a sus compañeras. “Esto me exige muchísimo porque si he estado en la Mayor debo demostrar el por qué he estado ahí, pero siempre aportando con humildad”, afirmó.

Por su parte, el timonel Harold López se siente contento por la disposición de las muchachas, quienes entrenan al 100% con el objetivo de ganarse un campo en ese grupo final.

“Hemos ido abarcando diferentes situaciones y esta semana nos tocan principios defensivos, como agrandar y achicar la línea. Es un trabajo importante y vamos por buen camino. Entre más alimentemos ese aspecto defensivo, mejor van a llegar las muchachas”, finalizó el timonel.

La Selección Sub-20 femenina entrena con 24 jugadoras de campo y 4 porteras.