La Selección Nacional cerró este lunes su preparación de cara al segundo partido de la serie de fogueos ante Panamá, que se disputará el martes a las 8 pm en el Estadio Nacional.

El grupo de 23 futbolistas realizó una práctica en las instalaciones del Complejo Deportivo Fedefútbol-Plycem. El zaguero Aarón Salazar fue la única cara nueva, en reemplazo de Keyner Brown, quien sufrió una lesión en la rodilla derecha durante el primer partido ante los canaleros.

El entrenador Rónald González dedicó tiempo el domingo para analizar lo que ocurrió en ese compromiso frente a Panamá. González ya tenía la película en la cabeza, pero además se apoyó en el video para determinar qué se hizo bien y qué se debe corregir para el segundo encuentro.

“Fuimos un equipo superior con respecto a la posesión de pelota, las triangulaciones, tuvimos un volumen de juego muy alto y seis llegadas claras para anotar. Pero ellos (Panamá) encontraron un gol en las postrimerías, así que el marcador es malo y nos molesta”, afirmó el estratega.

González adelantó que hará algunas variantes en el once que saltará a la gramilla del coloso de La Sabana, a puerta cerrada, como es costumbre para el fútbol durante la actual pandemia.

“Queremos ver dos o tres jugadores que no estuvieron en el primer partido. Esta es la última oportunidad para algunos muchachos que hemos venido siguiendo, para ojalá poder terminar con un buen partido”, añadió.

El director técnico de la Tricolor sacó algunas conclusiones positivas del primer duelo. Sin embargo, con actitud autocrítica, también es consciente de que faltó poner la cereza. “Panamá tuvo la virtud de anotar; ahora nosotros vamos a procurar traducir en goles la posesión de pelota y volumen de juego”.

Las estrechas ventanas de Fecha FIFA no dan tiempo para mucho entre un partido y otro. Solo hubo un entrenamiento regenerativo el domingo y una práctica final el lunes para ensayar con el equipo completo.

Los futbolistas tienen claro que todavía queda una oportunidad para cerrar bien la serie. “El juego del sábado nos dejó enseñanzas”, afirmó el lateral Ricardo Blanco. “Queremos controlar otra vez el partido, pero con tranquilidad para definir y ser contundentes”, recalcó.

Por su parte, Mauricio Núñez -inquilino de la pradera izquierda- indicó que la principal enseñanza es no aflojar en los minutos finales. Y por supuesto, ser efectivos ante el arco rival. “Debimos haber ganado ese partido. Ahora por dicha tenemos esta otra posibilidad”.