De cara al viaje de la Selección Mayor a Europa, el preparador físico Erick Sánchez alistó un riguroso plan donde cada detalle es analizado cuidadosamente.

El jet lag, el clima frío, el poco tiempo disponible… Donde otros ven problemas y limitaciones, Sánchez ve soluciones junto al resto del cuerpo técnico y el equipo médico de la Selección.

El preparador físico viajó a Austria desde el domingo pasado, en un grupo de avanzada junto al entrenador Rónald González. A ese país llegaron los legionarios a lo largo del día lunes y terminarán de arribar este martes; el resto de la delegación se desplazó desde Costa Rica ayer por la noche. Jonathan Moya tuvo un inconveniente personal de última hora, por lo cual no pudo tomar el avión; lo solventó el martes y viajará este mismo día para llegar el miércoles.

La Sele se enfrentará a Catar el viernes a las 11 am hora tica (6 pm hora austriaca) y al País Vasco el lunes 16 de noviembre a la 1:45 pm de nuestro país (8:45 pm de hora local), en compromisos amistosos correspondientes a la fecha FIFA de noviembre.

Antes de salir hacia Europa, el preparador físico Sánchez comentó algunos aspectos sobre su labor de los próximos días en el Viejo Continente.

 

¿Cómo ha sido la planificación de su trabajo para esta gira?

Desde que se confirmaron estos fogueos en Austria y País Vasco empezamos a trabajar, primero en la lista, para ver posibilidades de jugadores, y luego ver quiénes viajan de Costa Rica y de los otros países.

 

¿Qué han podido analizar sobre la diferencia de clima con los países donde jugará la Selección?

Normalmente cuando nos ha tocado jugar allá para esta época hay un frío que no tenemos acá en Costa Rica. Eso no afecta para el rendimiento en partidos o el entrenamiento, lo que hay que tener son cuidados con la ropa, más abrigada; eso los compañeros de utilería lo suplen adecuadamente.

 

¿Cómo trabajar el jet lag con pocos días de tiempo entre la llegada y el primer partido?

Es algo que usualmente afrontamos, así como lo hacen los jugadores que están en Europa cuando vienen acá a la zona de Concacaf. La parte médica siempre trata de ayudar para ver cómo se puede conciliar mejor el sueño. Como es tan poco el tiempo es un tema que afecta, aunque tratamos de que sea lo menos posible.

 

¿Qué planificación hay para miércoles y jueves, los únicos días que estará el equipo completo?

Son días para ver la táctica. Esos entrenamientos, en un 95% van dirigidos a la parte táctica, pues es lo más importante en una selección: que los jugadores adopten muy rápidamente la forma de juego que quiere el cuerpo técnico y que puede ser diferente a la de sus equipos.

 

Luego del primer partido, hay poco tiempo antes del segundo juego, en País Vasco.

Eso implica que después del primer partido hay que empezar con todas las medidas de recuperación, incluso desde la cena en el hotel en Austria. Luego tenemos dos días para aplicar los métodos de recuperación, tanto en cancha como fuera de cancha, de manera que lleguen bien de cara al segundo partido.

 

Se viaja en un momento muy particular, por la pandemia. ¿De qué forma se puede solventar?

Aunque es complicado viajar en esta época de crisis sanitaria, ya lo hemos ido manejando acá con el doctor, y esperemos que esta vez podamos solventarlo bien.

 

¿Harán algún trabajo en la parte física luego del segundo partido?

Sí, porque jugamos lunes y vamos a regresar hasta el miércoles. Nos queda el martes encajonado, tenemos a disposición la cancha para hacer algo de recuperación con los que tuvieron actividad el lunes y que no se queden sin hacer nada antes de regresar a sus equipos.