Antes de integrarse al microciclo de la Selección Mayor Femenina de esta semana, Cristin Granados y Sofía Varela caminaron por el desierto durante mucho tiempo.

Ambas jugadoras superaron severas lesiones de rodilla que las dejaron fuera de las canchas por más de un año. Con dedicación, paciencia y valentía emprendieron el prolongado camino de la recuperación, hasta que el sol volviera a salir.

“Fue muy duro, hace un año apenas estaba empezando a recuperarme”, recordó Cristin este martes luego del entrenamiento de la Tricolor. “Una aprende a valorar muchas cosas y toda esta experiencia me sirvió para crecer como deportista y como ser humano”, añadió.

Granados enfrentó una lesión conocida en la jerga futbolera como “la Triada del Diablo”, que compromete al mismo tiempo los ligamentos y el menisco. “Es algo bastante duro, pero afortunadamente me rodeé de personas que siempre creyeron en mí. Y aquí estoy”, expresó con satisfacción.

La entrenadora Amelia Valverde convocó esta semana a la Selección Mayor para cuatro días de trabajo entre lunes y jueves. La próxima semana se repetirá el ciclo, con el objetivo de ir haciendo conjunto de cara a los compromisos del año entrante.

La delantera Sofía Varela también vivió un calvario de lesiones. Las dos rodillas le dieron problemas desde el año 2015, pero ya todo eso quedó atrás y ahora solo tiene la mirada puesta hacia el frente.

“He pasado por dos cruzados (ligamentos), cada uno de ellos me enseñó algo como jugadora y como persona. Ahora, cuando entro a una cancha, en lo último que pienso es en eso, porque aquí solo hay tiempo de pensar en competir”, afirmó Sofía luego de la tempranera práctica que arrancó a las 6 am.

Por su parte, Fabiola Villalobos también regresó a un proceso de Selección, luego de quedar fuera de anteriores convocatorias. Según afirma, contaba los días para ser llamada nuevamente.

“Ya era mucho tiempo, pero la emoción de estar aquí es enorme y me siento como si fuera la primera vez. Tenemos jugadoras experimentadas, otras más jóvenes, y todas aprendemos de todas”, afirmó Villalobos.

La Tricolor no se reunía desde el Preolímpico disputado entre enero y febrero. Luego se vino la pandemia, que echó a perder todos los calendarios. “Esta es la mejor forma de cerrar el año, vistiendo de nuevo esta camiseta. Ahora espero trabajar fuerte en los entrenamientos, que son muy intensos, para seguir siendo tomada en cuenta”, comentó Fabiola sobre el césped del Complejo Deportivo Fedefútbol-Plycem, hogar de las selecciones nacionales.

La mascarilla utilizada para la entrevista le ocultaba la sonrisa, pero los ojos delataban la enorme felicidad de volver a estar ahí.