Es de las menores de la Selección, pero una con la mayor estatura de todas. Su presencia en el marco y la seguridad que proyecta en cada entrenamiento no refleja que es su primera vez en Selección Mayor, pues ya acumula vasto recorrido en la infantil. Ella es la portera Carolina Méndez.

Carolina es una de las seleccionadas que recibió su primer llamado a los entrenamientos de la selección mayor femenina para los microciclos de este mes, y quien no dudó en calificar esta convocatoria como un trampolín de experiencia para llevar a su selección infantil.

“Es venir aquí y tomar mucha experiencia, aquí todas juegan en Primera División y algunas fuera del país. Para mí es una gran oportunidad para crecer y adquirir experiencia”, dijo Méndez.

Además, comentó: “Para nadie es un secreto que hay jugadoras muy buenas con mucho talento, hay mucho que aprender y espero agarrar confianza para en un futuro transmitir esa confianza a mis compañeras en selecciones menores”.

Sobre sus primeros días entrenando con la Tricolor, Carolina explicó que se ha sentido bien y ha tomado confianza para hacerlo de la mejor manera.

“Al ser una selección mayor, hay un nivel aun mayor de exigencia y de esfuerzo, pero me siento bien, muy contenta y agradecida por esta oportunidad que me están dando”.

Sobre sus características como guardameta, Méndez comentó que le gustaría decir que es buena en muchas cosas, pero que su punto fuerte es el juego con los pies.

“He ido crecido y mejorando, he estado en academias de porteros, pero la selección ha sido un campo enorme de aprendizaje, en donde he ganado mucha experiencia y confianza. Me gusta mucho el juego que tengo con los pies y en general a la hora de lanzarnos”, dijo.

Sobre el objetivo que tiene en selección nacional, la portera comentó que su meta estar en el próximo Mundial Sub 20 donde Costa Rica será sede (año 2022).

“Mi objetivo principal es estar de cara al Mundial Sub 20 y ahora con estas convocatorias en la mayor, mi objetivo ganar experiencia, ganar confianza, aprender y mejorar para ese futuro mundial. Estar aquí con chicas mucho más grandes, donde patean más duro y tienen más experiencia a la hora de jugar. Todo eso es muy bueno para mí en el camino a la Sub 20”.

La guardameta tiene 16 años, es oriunda de Alajuela, juega con el Deportivo Saprissa y es seleccionada nacional regular con la Sub 17.

“Cuando inicié en el fútbol fue en la escuela de Saprissa en el 2017, ahí me he mantenido y este año gracias a Dios se me dio la oportunidad de estar en Primera División. Inicié en 2018 en el proceso de selecciones menores”, concluyó.