Bien dicen los abuelos que de las experiencias del pasado se aprende. Y así de claro lo tiene Jimmy Marín. Después de 18 meses de ausencia, hoy el volante volvió a sentir las emociones de entrenar con una selección.

El joven de 23 años se integró este lunes a las prácticas de la Tricolor Preolímpica. En su rostro se dibujaba una sonrisa. ¡Cómo no! Si regresó a una representación patria y junto a los compañeros con los que ha crecido como futbolista.

“La verdad es que estoy muy agradecido con Dios por volver a tener esta oportunidad. Contento y feliz de poder vestir esta camisa y volver a estar con mis compañeros”, señaló el jugador del Deportivo Saprissa.

Fue el 12 de junio del 2019 cuando Jimmy dejó la concentración de la Selección previo a la Copa Oro. La situación le generó al futbolista un castigo de 6 meses de inhabilitación para jugar con cualquier representación nacional.

Hoy no teme hablar de esa situación. Asegura que lo hizo crecer y ahora analiza mejor las decisiones que toma en su ámbito profesional y personal.

“He crecido bastante. Lo que pasó en el pasado me ayudó a madurar. Me siento otra persona, con más fuerza y ahora me toca demostrar en los entrenamientos y hacer todo lo que el entrenador me diga”, afirmó Jimmy.

Y añadió: “Uno aprende, madura. Después de lo que pasó uno piensa mejor las cosas en la toma de decisiones. Se lo pido siempre a Dios, que Él me ayude a tomar las mejores decisiones”.

Sobre la generación de jugadores que conforman el equipo preolímpico, Jimmy cree que es un grupo con mucho talento que tiene al frente un reto muy grande. “No será un torneo fácil pues nos tocan rivales complicados con grandes jugadores, pero hay que preocuparnos por nosotros y confiar en nuestro talento… ir sin ningún miedo”, comentó.

Para Marín, esta nueva etapa en Selección representa un comienzo que ilusiona. Ya había sido tomado en cuenta para microciclos de trabajo en el mes de agosto, pero no pudo llegar a la Mayor porque tuvo que hacer cuarentana sanitaria, al igual que el resto de su equipo.